Llega una DANA: calor intenso, fuertes tormentas y granizo en estas zonas

Varias vaguadas y descuelgues de aire frío se aproximan a la Península

Una persona se refresca en una fuente, en Casa de Campo,
Una persona se refresca en una fuente, en Casa de Campo, FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

El calor intenso previsto para la jornada de hoy ha obligado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a activar el aviso por temperaturas altas en zonas de 12 provincias, en una jornada mayormente soleada y con temperaturas al alza en el norte peninsular. En concreto, Córdoba y Jaén en Andalucía; Ávila y Salamanca, en Castilla y León; Cuenca y Toledo, en Castilla-La Mancha; Badajoz y Cáceres, en Extremadura; Ourense, en Galicia; Gran Canaria (Las Palmas) y Madrid tendrán aviso por las elevadas temperaturas. Además, los fenómenos costeros pondrá en alerta (Amarilla) a Menorca.

En general, las temperaturas mínimas descenderán en Canarias y este y sur peninsular, aumentarán en el centro, oeste y Pirineos, y habrá pocos cambios en el resto. Asimismo, las máximas descenderán en Canarias y tercio sur peninsular y se incrementarán en la mitad norte y Estrecho, llegando a notable en el entorno de Navarra, La Rioja y sur de País Vasco. Se superarán los 35 grados en amplias zonas del cuadrante suroeste peninsular así como en el valle del Miño.

No obstante, en esta segunda mitad de agosto la situación meteorológica en España está cambiando. Aunque las temperaturas siguen siendo elevadas, las noches más frescas y el aumento de la inestabilidad con tormenta, anticipan la llegada del otoño climatológico, tal y como explican desde Meteored. “Todo indica que la situación será similar esta semana, con la presencia de una dorsal anticiclónica menos fuerte y estable que será “atacada” por varias vaguadas y pequeñas bolsas de aire frío. Tanto es así, que a finales de semana podría descolgarse una DANA en el entorno de la Península Ibérica”, afirma el experto Samuel Biener.

Para este miércoles, se prevé que una onda en altura cruce el miércoles el noroeste de la Península, trayendo un importante aumento de la inestabilidad en la mitad norte y resto del Sistema Ibérico, con tormentas que podrían ser intensas e ir acompañadas de pedrisco y fuertes rachas de viento. Las temperaturas diurnas descenderán en el extremo occidental y subirán en el este y Baleares.

Para la tarde del miércoles, Meteored prevé numerosos rayos en el norte y este peninsulares.
Para la tarde del miércoles, Meteored prevé numerosos rayos en el norte y este peninsulares. FOTO: Meteored

El jueves la inestabilidad irá en aumento y los aguaceros tormentosos llegarán a más zonas, siendo localmente intensos en el Cantábrico oriental, Pirineos, Cataluña, Aragón, noreste de Castilla-La Mancha, interior de la Comunidad Valenciana y en las Béticas. También se esperan precipitaciones en el litoral cantábrico, Mallorca y norte de Castilla y León. De nuevo caerá granizo y se registrarán fuertes rachas de viento asociadas a las tormentas. En el resto del país la situación será más estable con valores diurnos en descenso. Además, podría haber calima en el sur.

El viernes las precipitaciones podrían ser localmente persistentes en el área del Cantábrico con acumulados que podrían ser importantes en algunas zonas. Por la tarde, se registrarán fuertes tormentas en el Sistema Ibérico, Pirineos y Cataluña. También podría caer algún chaparrón más disperso en otras zonas del noreste y Baleares. Las temperaturas subirán por el oeste y Canarias.

Para el fin de semana la incertidumbre aumenta. Según Meteored, una vaguada podría descolgarse frente a las costas del oeste peninsular y dar lugar a una DANA. De cumplirse la predicción, el sábado seguirán las lluvias en el extremo septentrional y noreste peninsular, y no se descartan tampoco en Canarias. En el resto, la situación estaría más tranquila, aunque con temperaturas en descenso.

En días posteriores los aguaceros y las tormentas podrían afectar a más zonas debido al posible acercamiento de aire frío a la Península, quizá en forma de DANA. A pesar de la previsión de lluvias, estos chubascos tan irregulares todo apunta a que no serán suficientes para paliar la grave sequía que afecta a gran parte del país, pero sí se deberá prestar atención a posibles crecidas repentinas en ramblas, arroyos y barrancos.