MENÚ
lunes 14 octubre 2019
10:08
Actualizado

El Chicle confiesa que estranguló a Diana Quer

El día de su detención aseguró que la atropelló de manera accidental y la arrojó al pozo

  • Juan Carlos Quer
    Juan Carlos Quer, a la entrada del juzgado/ Efe
La Coruña.

Tiempo de lectura 4 min.

05 de mayo de 2018. 05:31h

Comentada
Úrsula Lorenzo.  La Coruña. 4/5/2018

Con la capucha puesta y agachando la cabeza para tratar de evitar a las cámaras, José Enrique Abuín llegaba ayer por la mañana a los Juzgados de Ribeira en medio de una gran expectación. Faltaban apenas quince minutos para las 12 del mediodía, hora en la que había sido citado por el juez de instrucción número 1 para comunicarle de manera oficial los delitos por los que será juzgado, y hacerle saber además, que será un jurado popular el encargado de hacerlo.

En ese momento en el interior del juzgado se encontraba ya Juan Carlos Quer. Media hora antes el padre de Diana, visiblemente emocionado, llegaba al edificio con un objetivo claro, quería estar frente a frente con el asesino confeso de su hija. «Soy una persona serena pero quiero mirar a los ojos a este individuo», aseguraba a su llegada. «Si estuviera mi hija ella querría que yo estuviera aquí» y por ello –dijo– estará en donde haga falta en su nombre.

Por ello solicitó al juez, Félix Isaac Anida, estar presente en el momento en el que se le dio traslado a José Enrique Abuín de los delitos que se le imputan. Un delito de homicidio o asesinato, otro de detención ilegal y un tercero, probablemente el más complejo de demostrar, contra la libertad sexual.

La petición del padre de Diana fue tan poco habitual que el juez se tomó un tiempo para decidir, con una hora de retraso comenzaba el acto, pero finalmente autorizó su entrada en la sala. Alrededor de la una de la tarde comenzaba lo que a priori debía ser un mero trámite, hasta que llegaba la sorpresa; José Enrique Abuín quería declarar. Hasta el momento solo lo había hecho ante la Guardia Civil, nunca en sede judicial, pero ayer por la mañana, tras cuatro meses en prisión y por voluntad propia, decidió hablar.

Lo hizo para cambiar la versión que dio cuando fue detenido. En aquel momento, tras llevar a los investigadores a la nave de Rianxo donde se encontraba el cadáver de Diana aseguró que la había atropellado de manera accidental y que había arrojado el cuerpo al pozo porque se había asustado. Ahora, una vez conocido el resultado de la autopsia, cambia sus palabras y habla de «estrangulamiento involuntario».

Con las actuaciones todavía bajo secreto de sumario, muchos son los flecos que quedan sueltos en esta nueva versión, aunque para la familia se trata de una nueva mentira con la que el Chicle trataría de desviar la atención. A la salida, el abogado de la acusación aseguró que se trata de una versión «totalmente contradictoria».

Otro de los puntos que más importancia cobraba una vez que José Enrique Abuín decidía a hablar, era lo que diría con respecto a su mujer y su posible implicación en los hechos. El juez ya había decidido archivar la causa contra ella pero la familia Quer siempre ha mantenido su oposición a que la mujer del Chicle quedase desimputada, pero ayer Abuín asumió en solitario toda la responsabilidad de los hechos. Con la instrucción abierta, la acusación también ha solicitado nuevas diligencias. Piden una reconstrucción de los hechos, una recreación virtual de los movimientos de El Chicle el día de la desaparición de Diana y que se aclaren ciertos puntos en relación con la autopsia.

Últimas noticias