MENÚ
martes 12 noviembre 2019
04:04
Actualizado

Fincas privadas, puntos negros para la electrocución de aves

  • Fincas privadas, puntos negros para la electrocución de aves

Tiempo de lectura 4 min.

04 de febrero de 2019. 10:40h

Comentada
Eva Martínez Rull 3/2/2019

Entre 192.000 y 337.000 aves mueren cada año en España a causa de los tendidos eléctricos, según un estudio presentado este principio de año por la Fundación Amigos del Águila Imperial. De hecho, el cableado supone la primera causa de muerte para las rapaces, no sólo en España sino también en el resto de Europa. Al posarse en los apoyos, las aves –en especial las rapaces, pero también gaviotas, cigüeñas, etc.–, corren el riesgo de tocar algún cable, si el tendido no está bien diseñado para evitarlo. Cuando esto ocurre, los animales hacen derivación a tierra y se electrocutan (también pueden chocar con los cables durante el vuelo). La situación la conocen bien los técnicos de Grefa, la organización sin ánimo de lucro que cuenta con el mayor hospital de fauna salvaje del continente en Majadahonda. La institución está liderando el proyecto europeo Life Aquila a-Life, que tiene dos objetivos: por un lado, ayudar a extender la presencia del águila de Bonelli –la rapaz más icónica para el naturalista ya fallecido Félix Rodríguez de la Fuente–, una de las más amenazadas. Cuenta solo con 900 ejemplares en la UE (que a su vez suma el 47% de la población mundial). Por otro lado, quieren apoyar su conservación combatiendo a uno de sus peores enemigos; el tendido eléctrico.

Solo por dar un dato, la última semana del pasado mes de diciembre se encontraron muertas por electrocución dos águilas imperiales en un tendido eléctrico de Toledo, 24 horas después de que el equipo de voluntarios de Grefa se topara con 14 cuerpos en Maqueda (se contabilizaron búhos reales, milanos reales, ratoneros entre las víctimas). En esta época del año, hay más humedad y las rapaces se mueven más en busca de comida, eso explica en parte la cantidad de casos que salen a la luz pública en este tiempo. Además, ya pesar de que esto ocurre en toda Europa, España es el país con mayor biodiversidad y con mas número de rapaces, «por eso, tenemos más casos de electrocución», dice Juanjo Iglesias, biológo y técnico de Grefa.

Cierto es que el problema se conoce desde hace tres décadas, pero solo en los últimos años se está apostando por una solución definitiva; de ahí la importancia de este Life. «La Fiscalía está muy activa buscando casos de electrocución y colisión en cableado. No se sabe a ciencia cierta qué cantidad de postes instalados en España y los hay hasta de mil tipos diferentes. La mayor parte son de compañías eléctricas en buenas condiciones; las mismas que están haciendo un esfuerzo por adaptar su cableado. España ha sido muy vanguardista en proponer soluciones. El problema reside en las fincas de particulares, donde hay mucho desconocimiento. Hay tierras heredadas con líneas en malas condiciones, por ejemplo», afirma Iglesias. Solo en el último año los voluntarios de Grefa han muestreado 5.000 apoyos y se han detectado unas 400 muertes.

Con los datos recavados concluyen que el sur de la Comunidad de Madrid y en especial el norte de Toledo son los puntos negros geográficos para la electrocución de aves, aunque el técnico afirma que el problema es general de toda la Península. Además de cambiar unos 100 postes y 200 apoyos en este año y medio de actividad, están tejiendo una red junto a los propietarios privados que quieren adherirse al proyecto en cuanto saben lo que pasa en sus fincas. Uno de los ejemplos icónicos es el de la finca Valdepiélagos en Madrid, donde se han corregido los tendidos y en el que llegaron a registrase hasta 20 electrocuciones.

Las medidas de adaptación de los tendidos para hacerlos «birdfriendly» son de lo más sencillas y no encarecen casi la obra. Basta aislar los cables y pasarlos por debajo de los apoyos, de manera que aunque el aislante cayera, el cable no está expuesto al apoyo de ningún ave. Otra medida es distanciarlo a un mínimo de un metro de los postes para que en ningún caso hagan conexión con el cuerpo de las aves si estas extienden sus alas.

Últimas noticias