La historia de Phyllis Schlafly, la antifeminista a quien Cate Blanchett da vida en “Mrs. America”

La actriz interpreta en la serie de HBO a quien fue partícipe de que en los años 70 (y hasta hoy) no se llegara a ratificar la Enmienda de la Igualdad de Derechos en EE UU

La contradicción siempre ha sido una herramienta fundamental para la evolución de la historia. Cada episodio que nos precede es una explicación de lo que hoy somos, incluso aquellos que, por mucho desarrollo y avances alcanzados, siguen siendo complicados de entender. Ejemplo de ello fue la vida de Phyllis Schlalfly, mujer estadounidense y partícipe de que en los años 70 no se llegara a ratificar la Enmienda de la Igualdad de Derechos o ERA (Equal Rights Amendment) en la Constitución de Estados Unidos. Esta madre de seis hijos defendió hasta el final de sus días -murió en septiembre de 2016- que la igualdad de sexos no podría hacer otra cosa que perjudicar a las amas de casa, lo cual terminaría obligando a las mujeres a unirse al Ejército. En otras palabras, fue una mujer que llegó a lo más alto para hacer su propia revolución antifeminista.

Schlafly fue una mujer ultra conservadora, no veía el feminismo como respuesta a lo problemas y consiguió preparar el escenario de la guerra cultural que aún hoy se sigue librando. En su mundo, los hombres son hombres y las mujeres son amas de casa, defendía que el deber del gobierno era proteger los derechos de los bebés prohibiendo el aborto. Su lucha se basaba en que la ERA no traería beneficio a las mujeres, sino que solo conllevarían desventajas y peligros para su seguridad. En 1973 explicó que “ya que las mujeres son quienes pueden tener hijos y no hay nada que podamos hacer al respecto de nuestras leyes y tradiciones deben obligar a los hombres a proporcionar el sustento económico. Es la obligación del hombre y solo de él. Por eso perderemos si se aprueba esta enmienda”.

Fue contradictorio, no solo por que fuese una mujer quien quisiera derribar la opción de igualdad entre hombres y mujeres, sino porque fue una activista que consiguió hacerse con un poder que ella misma criticaba. Ahora, esta historia de lucha y contradicciones se traslada a la televisión de la mano de HBO con “Mrs. America”, serie que se estrena el miércoles y en la que Cate Blanchett da vida a Schlafly. De nuevo, la ficción ejerce su papel de memoria histórica y con esta serie pretende desenterrar un episodio que fue histórico y que, sin embargo, casi se ha olvidado. Una batalla política de una mujer que ayudó a alterar el curso del conservadurismo estadounidense y el movimiento feminista.

“Mi madre me preguntaba que cómo podía interpretar a alguien así, y yo le dije ‘porque me acabas de hacer esa pregunta. Quiero saber quién fue’”, explica Blanchett al “New York Times”. “Las mujeres que habían estado trabajando, de manera tradicional, en el hogar, se sintieron juzgadas y marginadas”, explica la actriz, “sintieron que las feministas les habían dicho que eran menos que”. De esta manera, Schlafly hizo del desprecio una excusa para liderar el movimiento en contra de la enmienda que garantizaría la igualdad de hombres y mujeres ante la ley y prohibiría la discriminación por sexo.

Según cuenta el equipo de “Mrs. America” a la publicación estadounidense, la serie cuenta dos historias interconectadas: una sobre los esfuerzos de las feministas para ratificar la ERA y otra sobre los intentos de los antifeministas para detenerla. Asimismo, explica Dahvi Waller, creadora de la serie, que el fin de la serie no es hacer que su protagonista sea una villana, “sino una versión femenina plausible de la más acalorada de las convenciones contemporáneas de la televisión: el antihéroe”.

La figura del antihéroe está más de moda que nunca en el mundo de las series. Se trata de un personaje que desempeña el mismo papel de importancia y protagonismo que el héroe tradicional. Sin embargo, ya no presenta las virtudes y la perfección típicas de un papel principal, sino que destaca por sus defectos y su semejanza a una persona corriente. En el caso de “Mrs. America”, la creadora crea a una mujer “antihéroe”: “Estamos tan acostumbrados a los antihéroes masculinos y, cada vez que tenemos un antihéroe femenino, a ella se le presenta como un hombre. Ella no es femenina. Entonces, ¿cómo es una verdadera antihéroe femenina?”

Por tanto, Schlafly fue una mujer que se oponía al matrimonio homosexual, al aborto, al feminismo, a la igualdad salarial y cuyas provocaciones y reflexiones consiguieron que aún hoy no exista la igualdad total en un país como Estados Unidos. Es por esto que la serie de HBO se antoja interesante, pues se trata de un episodio de la historia desagradable, pero necesario para entender la actualidad. Y la serie promete más aún cuando el reparto lo encabeza Cate Blanchett y lo completan nombres como el de Rose Byrne, Sarah Paulson y Elizabeth Banks.