Una lección magistral en el otoño de la vida

LA RAZÓN asiste a un día de rodaje de la serie «Sentimos las molestias» de Movistar + protagonizada por Antonio Resines y Miguel Rellán

Antonio Resines y Miguel Rellán en el rodaje de «Sentimos las molestias»
Antonio Resines y Miguel Rellán en el rodaje de «Sentimos las molestias»TAMARA ARRANZMovistar +

Entrar en casa de Antonio Resines es toda una experiencia, aunque sea en la ficción. El actor junto a Miguel Rellán, Fiorella Faltoyano y Melina Matthews, entre otros, están rodando «Sentimos las molestias» en un chalé de Madrid. Esta comedia dramática, dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero, que ya colaboraron para dirigir «Vergüenza», promete sacarnos muchas sonrisas en su estreno en 2022 en Movistar +.

Rodaje de "sentimos las molestias" FOTO: Gerardo Granda La Razón

La trama de «Sentimos las molestias» nos habla en tono de comedia dramática sobre lo que supone «hacerse viejo» hoy en día. Rafael Müller (Antonio Resines) es un aclamado director de orquesta que mantiene una amistad de décadas con Rafael Jiménez (Miguel Rellán), una vieja gloria del rock que se resiste a colgar la guitarra. Ambos tendrán que luchar por seguir encajando en un mundo velozmente joven que insiste en retirarles del tablero de juego, a pesar de que ellos se sienten todavía en plenas facultades. El rodaje al que ha asistido LA RAZÓN es un chalé de dos plantas con salón y cocina abiertos y un dormitorio de unos 300 metros cuadrados, según el director de Arte Javier Fernández, encargado de que la ficción se sienta allí como en casa. La propiedad también posee una atractiva piscina y «unos 2.000 metros de jardín». La localización es perfecta para la idea del guión. «En este caso no es que sea muy lujoso. Es la casa de un exitoso director de orquesta, con lo cual podría vivir en muchos tipos de casa, pero siempre es mejor si puedes, sobre todo elegir espacios que además de que estéticamente funcionen, que tengamos una comodidad para rodar», nos explica Fernández, que también ha puesto todo su empeño para vestir la casa de acuerdo con el personaje que interpreta Resines. Todo el espacio es una loa a la carrera de Müller con un enorme cuadro del actor caracterizado y dirigiendo su orquesta y las estanterías están llenas de premios y de música en diferentes soportes. Destaca el piano que ocupa el centro del salón y las decenas de fotos de Muller (Resines), muchas de ellas con su mujer, interpretada por Fiorella Faltoyano, y entre las que se encuentra una verdadera de sus años mozos cuando compartieron papeles en otra película.

Rodaje de "sentimos las molestias" FOTO: Gerardo Granda La Razón

La sincronización entre los dos directores encargados del proyecto, Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero, es evidente como ellos mismos nos confirman y aunque se reparten los capítulos y a veces las escenas «por capricho», hemos tenido la suerte de coincidir con ellos uno de los días que codirigen. Juan Cavestany confirma que la idea de la serie es totalmente intencional, pues tras hacer «Vergüenza» más centrada en cuando uno cumple 40 años, con «Sentimos las molestias», «ha sido la curiosidad, la inquietud de mirar hacia nuestro propio futuro». Y a pesar de que Resines subraya mucho «yo no tengo setenta años», como nos desvela Cavestany, la serie obedece a que hay «una nueva tercera edad a la que se llega con una salud mental y física increíble», matiza Fernández- Armero, que añade que «los 70 son los nuevos 50 y que hay gente que llega a esas edad con tatuajes».

Rodaje de "sentimos las molestias" FOTO: Gerardo Granda La Razón

Esta serie, en la que veremos cómo aguanta la amistad entre los dos protagonistas ante los embates de la vida, fue escrita específicamente para Resines y Rellán. «Hablar de la edad te lleva a hablar de la muerte y somos conscientes de que puede tener una cierta amargura, pero ese poso está en la serie», confiesa Fernández-Armero, Las experiencias vitales que ellos compartieron con los directores forman parte de la ficción que relatará con humorística amargura el otoño de la vida.