«Gigantes»: coronado devora a sus hijos

El actor y Enrique Urbizu vuelven a unir su talento en la ambiciosa ficción de Movistar+.

  • El actor interpretará a Abraham, el patriarca implacable de una familia desestructurada
    El actor interpretará a Abraham, el patriarca implacable de una familia desestructurada

Tiempo de lectura 4 min.

11 de junio de 2017. 23:00h

Comentada
11/6/2017

«Han pasado siete años, pero las ganas de trabajar con Enrique Urbizu siguen como el primer día. ¡A por “Gigantes”!». Con esta frase José Coronado anunciaba en Twitter que volvía a ponerse a las órdenes del cineasta tras «No habrá paz para los malvados» (2011). En esta ocasión en la pequeña pantalla pero, eso sí, con un Madrid «de cine» que pondrá patas arriba la vida de una familia que, todo sea dicho, nunca ha estado demasiado estructurada. Con personajes educados en la supervivencia más feroz, «Gigantes», que llegará a la parrilla de Movistar+ en 2018, se resume en una frase: «La historia de una saga familiar educada en un régimen de devastación moral absoluta. Es oscura, dramática. No es sobre la droga, es sobre la familia, la soledad, la violencia y la ambición», en palabras del director. El título le va como anillo al dedo: un clan que solo atiende a las razones de lo que han vivido y esa es su única realidad. «Se han criado bajo un régimen devastador, una ferocidad extrema. Se consideran invencibles y carecen de moral, solo quieren destruirse entre ellos», asegura.

El retrato de la devastación

Basada en una idea original de Manuel Garcedo, si algo queda claro con el argumento es que, como afirma Urbizu, estamos ante «una ficción seria en la que no hay concesiones. Una serie para un público adulto, que no podrás ver si estas haciendo otra cosa. Una serie con densidad, prestancia y elegancia en la que abundan los personajes desgarrados y solitarios. Una serie rodada como cine», afirma el director. Un entorno profundamente español nunca antes explorado en el que las localizaciones son fundamentales para el director. «Esta es una serie muy madrileña, en el sentido de muy castiza. El Rastro, los poblados chabolistas, la periferia. Un Madrid que no ha sido investigado antes en una serie de televisión».

Un árido «thriller» melodramático para el que Urbizu ha vuelto a confiar en su actor fetiche, José Coronado, que tras el susto de haber sufrido un infarto hace unos meses vuelve al trabajo, y lo hace con más fuerza que nunca. En esta ocasión en la piel de Abraham Guerrero, el patriarca de la familia, «un hombre duro, sin límites, que desgarra. Un tipo tremendamente salvaje por dentro pero que no mueve un músculo por fuera», asegura el actor que, agradecido por esta nueva oportunidad, añade que «Enrique me refuerza la ilusión, su originalidad es clave. La ficción va a marcar un estilo, no se ha hecho nada igual».

Los tres hijos de Abraham estarán interpretados por Daniel Grao, Isak Férriz y Carlos Librado, tres personajes antagónicos a la sombra del padre con relaciones entre ellos excesivas, despiadadas. «La serie trata sobre una relación tormentosa entre hermanos pero llevado al extremo porque ocurre en el seno de una familia criminal, lo que potencia este conflicto al máximo», comenta Grao. «Estamos criados sin una madre y con un padre que es un monstruo que ha promovido la violencia y la competición ente los hermanos hasta el punto de llegar a destrozarnos, como los gigantes en los que él quiere que nos convirtamos». Una montaña rusa de sentimientos con una trama sin muchas papeletas para terminar con un final feliz.

Últimas noticias