«La reactivación del turismo depende de abrir las fronteras»

Entrevista con María Jesús López Solás, directora Comercial y Desarrollo de Red y Alianzas

Mª Jesús López Solás, directiva de Iberia
Mª Jesús López Solás, directiva de IberiaSAM GREENFIELDIberia

Ninguna aerolínea del mundo se había visto jamás en una situación similar. Los directivos españoles con más responsabilidad a nivel mundial y nacional han reconocido que esta es la peor crisis que ha sufrido la aviación en la historia. María Jesús López Solás, directiva de Iberia, reflexiona sobre el impacto de la pandemia en el sector. Cree que las compañías aéreas saldrán reforzadas. Pero, para ello, pide acelerar la tramitación de certificados digitales para recuperar la actividad cuanto antes, algo que depende directamente de la disminución de las restricciones.

–Tras la celebración de Fitur, ¿empieza a ver la luz al final del túnel?

–Estamos dando pasos importantes hacia la recuperación del sector. En Iberia, por ejemplo, hemos apostado por recuperar destinos y programar más capacidad en los países donde las restricciones lo permitan. Incluso hemos estrenado destinos como Maldivas, Liubliana o Azores. Durante las últimas semanas hemos visto que hay una demanda por que se levanten las restricciones y lo hemos constatado en Fitur. Hay muchas ganas de viajar, de vivir, de disfrutar. Esperamos que, gracias a los avances en la vacunación y el pasaporte verde sanitario, continúen abriéndose las fronteras y levantándose restricciones para poder relanzar el turismo global.

–¿La reactivación del turismo es indispensable para la recuperación económica?

–Sin duda. Nuestro futuro como país depende de ello.

–¿España será de nuevo una potencia turística?

–Sí, pero debemos transformar nuestro sector: hacerlo más sostenible desde el punto de vista medioambiental, pero también más robusto para navegar crisis como la que estamos atravesando. Abrirnos a nuevos mercados, diversificar nuestra oferta, desestacionalizarla, dirigirnos a segmentos de diferente poder adquisitivo...

–¿Qué papel juegan las aerolíneas en este proceso?

–En toda esta «reinvención» del sector, el transporte aéreo juega un papel fundamental e imprescindible, ya que más del 80% de los turistas que llegan a España lo hacen en avión. Por tanto, es crucial mantener la competitividad de nuestro trasporte aéreo y el desarrollo de una aerolínea más fuerte y más grande en el aeropuerto de Madrid, que nos permita competir con los grandes hubs europeos con los que España se disputa ese turismo de más calidad.

–¿Cuándo regresaremos a esos 83 millones de turistas de 2019?

–Es difícil saberlo, pero todos los informes apuntan a que no será, de forma generalizada, antes de 2023. No obstante, creemos que algunas regiones se podrán recuperar antes que otras. Por ejemplo, nuestra oferta para las Islas Canarias y Baleares, ya este verano, va a ser similar a la que tuvimos en 2019.

–¿De qué depende la recuperación?

–Depende completamente de la apertura de las fronteras y la disminución de las restricciones. Por eso apoyamos totalmente el establecimiento del certificado verde digital y su homologación, no solo en Europa, sino también en Estados Unidos y América Latina.

–¿Será posible viajar como antes de la Covid-19?

–Creo que no vamos a viajar como antes, sino mejor. Hay algunos cambios que creo que han venido para quedarse porque mejoran la experiencia de viaje de los clientes como la digitalización de los procesos. Por ejemplo, las apps que permiten verificar la documentación o el embarque biométrico.

–¿Qué han aprendido las aerolíneas de esta crisis?

–Que pertenecer a un gran grupo es muy importante para tener acceso a fuentes de financiación y proteger nuestra solvencia financiera. Y que la flexibilidad es clave para adaptarse a la situación. Ahora mismo, ofrecemos vuelos a unos 50 países y, cada uno, con sus propias limitaciones que, además, cambian de un día para otro. Y hemos sido y somos capaces de adaptarnos. ¿Quién nos iba a decir, por ejemplo, que íbamos a establecer un corredor aéreo sanitario para traer material desde China? ¿O que pudiéramos montar en menos de 72 horas una operación a Katmandú, uno de los aeropuertos más desafiantes del mundo y al que nunca habíamos volado? Nadie.