Évora Farm Hotel & Spa, una apuesta hotelera de primer nivel en el Alentejo

Nace como una apuesta decidida por la calidad y por la búsqueda de la tranquilidad y la relajación del huésped

Zona de piscinas del Évora Farm Hotel & Spa, en la localidad portuguesa de Évora
Zona de piscinas del Évora Farm Hotel & Spa, en la localidad portuguesa de ÉvoraLa Razón (Custom Credit)

No hace mucho tiempo, apenas unos meses, se ha inaugurado un fantástico hotel a pocos kilómetros de Évora (capital del Alentejo y ciudad que puede presumir con orgullo de la declaración por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad).

Acceso al Évora Farm Hotel & Spa FOTO: La Razón (Custom Credit)

Un nuevo cuatro estrellas -llamado Évora Farm Hotel & Spa (www.evorafarmhotel.com)- nace como una apuesta decidida por la calidad y por la búsqueda de la tranquilidad y la relajación del huésped mientras se sumerge en las sensaciones que supone estar en medio del campo disfrutando, a la vez, de todas las comodidades que pueda requerir.

Esta extraordinaria inversión hotelera ha llegado para quedarse. La razón creo que es evidente: ofrece un gran abanico de irresistibles posibilidades de primer nivel.

Detallo algunas de ellas: varias piscinas exteriores, extraordinario spa con un piscina interior, baño turco, sauna, posibilidad de diferentes tratamientos y masajes, gimnasio, un magnífico restaurante (“A Terra”) bajo la dirección del chef Tiago Santos, más de cincuenta habitaciones de alto standing con todo lujo de comodidades y terraza exterior, zona especial para lo más pequeños, villas privadas, más de veinte hectáreas de naturaleza alentejana -incluido un pantano-, huerto ecológico, workshops en distintos ámbitos, salón para conferencias y eventos, paseos en bicicleta entre dehesas, granja con animales (ovejas, cabras, cerdos, pony, …). En fin, una llamativa y decidida proposición de bienestar y sosiego avalada por un gran equipo de profesionales.

Otra de las piscinas del Évora Farm Hotel & Spa FOTO: La Razón (Custom Credit)

Un dato importante: es un hotel “pet friendly”. Esto es, se aceptan mascotas y animales de compañía y se implementan servicios a medidas de ellos (comedero y bebedero, camita donde dormir, etc.).

Quiero, por ser de justicia, hacer hincapié en esta importante inversión donde todo parece estar estudiado hasta el mínimo detalle. Nada parece quedarse al azar.

El esfuerzo, desde luego, ha sido intenso y los resultados de esta nueva propuesta turística, a pesar del poco tiempo de vida, están acompañando.

La decoración, por ejemplo, es otra de sus grandes banderas. Simplemente, con visitar la gran recepción, o el restaurante, el viajero se dará cuenta de ello. Juego de distintos colores, diferentes estilos de muebles y un pormenorizado estudio de la iluminación, tanto de día como de noche, nos delatan que hay mucho trabajo previo realizado para conseguir un resultado tan excelso.

Detalle del edificio que alberga el Évora Farm Hotel & Spa FOTO: La Razón (Custom Credit)

Reconozco que no es fácil, a veces, conseguir resumir en unos párrafos la bonita experiencia que supone pernoctar en Évora Farm Hotel & Spa Évora. El silencio y la paz que tanto deseamos en medio del campo se unen con una propuesta dinámica, innovadora y tremendamente competitiva por la cantidad de servicios que ofrece. Modernidad y naturaleza de la mano.

Hago, mientras escribo estos párrafos, este pequeño inciso: estamos a una decena de kilómetros de una de las ciudades más bonitas de Portugal. Podría ser muy acertado reservar habitaciones en este hotel, además de por su vertiente de bienestar y tranquilidad, como “campo base” para conocer la multitud de maravillas que esta extensa región portuguesa ofrece al visitante

Otra de las grandes piezas de este puzle es su vertiente culinaria. En su restaurante “A Terra” disfrutaremos de un verdadero viaje gastronómico en un precioso local, muy luminoso y con vistas al patio central. Ofrece una comida de altura, muy elaborada y, en ocasiones, originalmente presentada. Imposible no caer en la irresistible tentación de comer entre estas paredes.

Varias son las elaboraciones que probé: “ovos mexidos caseiros com farinheira”, “corvina, arroz de bibalves e molho de coentros” o “cachaço de porco petro assado, amêijoas, batata doce e limâo”.

Évora Farm Hotel & Spa FOTO: La Razón (Custom Credit)

Todas ellas muy apetecibles. El secreto es claro: una materia prima de calidad bien trabajada. No obstante, déjenme aconsejarles un plato: “cabeça de xara con maionese de coentro”.

Debido a los tiempos que estamos viviendo, es conveniente destacar que se cumplen todas las medidas de seguridad higiénico sanitarias para que tanto el huésped como el comensal estén tranquilos y cómodos.

En fin, una bonita experiencia, una apuesta ganadora en el mundo de la hostelería y un interesante concepto de relajación en medio del campo contando con todos los servicios que demanda el huésped de hoy. Más aún, si va acompañado de su mascota.

Évora Farm Hotel & Spa Évora es otro de los muchos ejemplos del alto nivel que los alojamientos del Alentejo ofrecen al huésped.

Anoten el nombre de este hotel porque seguro que se hablará mucho, y muy bien, de él próximamente.