'Fenn'

Muere una cría de jirafa de seis meses tras recibir un susto mortal

La respuesta descontrolada de Fenn ante la presencia repentina de otra jirafa lo llevó a golpearse contra una puerta al intentar huir

Una jirafa hembra junto a su cría recién nacida en el zoo de Praga
Una jirafa hembra junto a su cría recién nacida en el zoo de Pragalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

El Zoológico de Carolina del Norte se encuentra de luto tras la muerte de Fenn, una adorable cría de jirafa de tan solo seis meses. La causa de su fallecimiento no fue una enfermedad ni un accidente común, sino un susto inesperado que desencadenó una serie de eventos fatídicos.

El desafortunado incidente tuvo lugar el pasado miércoles 13 de diciembre, cuando otra jirafa del recinto provocó un repentino y violento sobresalto en Fenn. Según La Vanguardia, el pequeño intentó escapar, pero la reacción descontrolada lo llevó a colisionar contra una puerta, ocasionándole heridas mortales en la cabeza y el cuello. A pesar de los esfuerzos del equipo veterinario por salvarlo, Fenn acabó falleciendo.

Este tipo de sucesos son extremadamente raros en el mundo animal. Aunque la imagen de las jirafas pueda sugerir una posible vulnerabilidad debido a su largo cuello, en condiciones normales, estas criaturas están bien adaptadas a su anatomía y no suelen enfrentar problemas significativos.

El Zoológico de Carolina del Norte, conocido por ser uno de los más grandes de hábitat natural en el mundo, se encontraba emocionado con la llegada de Fenn, el décimo tercer nacimiento en sus instalaciones. Sin embargo, la inesperada pérdida ha sumido a la dirección y al personal en un profundo pesar.

La familia del zoológico ha expresado su conmoción y desolación por su muerte. En estos momentos difíciles, agradecen el apoyo recibido y solicitan respeto y privacidad para el personal, especialmente para los cuidadores que compartieron un vínculo especial con la cría desde su nacimiento.

Fenn, nacido el 20 de mayo de 2023, era el hijo de Leia, una madre primeriza de 14 años, y de Jack, de 15 años. Desde su llegada al mundo, la cría se destacó por su vitalidad y energía, convirtiéndose en un miembro querido de la manada de jirafas gracias a su carácter juguetón y simpático.