Condenan a exesposa de expresidente Funes en El Salvador

Según la Fiscalía, se logró comprobar que la señora Cañas y su exesposo Mauricio Funes, presentaron documentos falsos en declaraciones patrimoniales para favorecer a su hijo Diego Roberto

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes (c), el vicepresidente Salvador Sánchez (i), y la primera dama del país, Vanda Pignato (d)
El presidente de El Salvador, Mauricio Funes (c), el vicepresidente Salvador Sánchez (i), y la primera dama del país, Vanda Pignato (d)

(AP). Un tribunal de justicia salvadoreño condenó el martes a tres años de prisión a Regina Cañas, exesposa del expresidente Mauricio Funes, por el delito de encubrimiento en un proceso judicial contra el exmandatario y el hijo de ambos, Diego Roberto Funes Cañas.

Cañas, que se encentraba prófuga de la justicia, acordó con la Fiscalía General de la República (FGR) someterse a un procedimiento abreviado, aceptando la responsabilidad de encubrimiento y el Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador la condenó a tres años de prisión que serán sustituidos por servicio comunitario y el rembolso a al Estado de 95.000 dólares. El Juzgado determinó que el trabajo de utilidad pública lo deberá de realizar acorde a su profesión.

Según la Fiscalía, se logró comprobar que la señora Cañas, conocida como La Tía Bubú en la televisión salvadoreña, y su exesposo Mauricio Funes, presentaron documentos falsos en declaraciones patrimoniales para favorecer a su hijo Diego Roberto, quien estaba siendo investigado por usar fondos públicos en compra de vehículos.

La Fiscalía asegura que comprobó que el dinero que usó el hijo de Cañas y del exmandatario tenía como origen las arcas del Estado.

Funes, su pareja —Ada Mitchell Guzmán, sus hijos Diego Roberto y Carlos Mauricio Funes Velasco— se encuentran en Nicaragua, donde en septiembre de 2016 recibieron asilo político del gobierno del presidente Daniel Ortega mientras se desarrollaba un juicio civil por enriquecimiento ilícito y cuando aún no se había emitido orden de captura en su contra.

Funes Cañas es requerido por la justicia salvadoreña por el delito de lavado de dinero y de activos.

En breves declaraciones a la prensa al salir de la audiencia, la señora Cañas dijo que “lo que más me satisface es que voy a volver a retomar mi vida y a trabajar, que es lo que la gente ha visto que yo he hecho”.

Por su parte, el exmandatario que sigue de cerca todo lo que pasa en el país, reaccionó de inmediato y dijo en su cuenta den Twitter que “la negociación de Regina Cañas con la FGR tiene un morbo evidente. Si ella confesó que simuló un préstamo personal y que no entregó ningún dinero a su hijo ¿Por qué debe pagar $95 mil que es el equivalente del supuesto préstamo que no se concretó?”.

“No cabe duda de que esta negociación no pasa de ser un show mediático ante la imposibilidad de la FGR de presentar pruebas incriminatorias fehacientes en el caso Saqueo Público”, agregó.

El expresidente Funes tiene cinco procesos penales abiertos en varios juzgados de El Salvador, entre ellos el juicio por el desvío de 351 millones de dólares que, según la Fiscalía, fueron a parar a cuentas de testaferros, familiares y sus allegados.