El PSOE rechaza ahora en la oposición las ayudas a «chiringuitos»

Critica que se destine un millón de euros a entidades que fomentan la natalidad

Antonio Ramírez de Arellano
Antonio Ramírez de Arellano Antonio Ramírez de Arellano

La política se ve desde otro prisma cuando se está en la oposición. El PSOE criticó ayer una enmienda al Presupuesto de 2020 presentada por PP y Ciudadanos que propone destinar un millón de euros a entidades relacionadas con el fomento de la natalidad, unas organizaciones que calificó de «chiringuitos». Resulta llamativa la utilización de este término, muy usado por los partidos que ahora sustentan el gobierno durante su etapa en la oposición y muy habitual en el discurso de Vox para hacer referencia a las entidades de muy diversa índole creadas durante la etapa socialista.

Ahora, el PSOE incorpora el vocablo a su argumentario sin complejos. «Es una enmienda por un importe superior al millón de euros para políticas relacionadas con el fomento de la natalidad, pero en lugar de destinar esos recursos a las mujeres embarazadas que puedan estar en una situación de debilidad, se plantea que vaya a entidades que trabajan en ese ámbito», dijo el portavoz de Hacienda del Grupo Socialista, Antonio Ramírez de Arellano. El dirigente socialista se preguntó si con esa partida presupuestaria «están buscando los chiringuitos cercanos a Vox o a los partidos del gobierno» y consideró un «escándalo» que se plantee este destino para las ayudas, porque «no pueden ser para las asociaciones del entorno de esos partidos».

También criticó otra enmienda presentada por los grupos de PP y Ciudadanos en la que se propone, en virtud de los acuerdos alcanzados con Vox, que se consigne una partida de medio millón de euros para la elaboración de un Plan de Familia. «Nos preguntamos quién va a elaborar ese plan que resulta absolutamente extraordinario», insistió.

Al PSOE le llama «poderosamente la atención» que los grupos que sustentan el gobierno hayan presentado «nada menos» que 47 enmiendas con un impacto económico que «se acerca a los 120 millones de euros».

«Esto refleja una falta de rigor que resulta sorprendente en un gobierno, pues supone una actuación precipitada», señaló Ramírez de Arellano, quien aseguró que muchas de las enmiendas son «de pura corrección respecto a errores materiales que han olvidado a la hora de elaborar los Presupuestos».

Según el dirigente socialista, la comisión de Hacienda, a través de los servicios jurídicos, ha tenido que «pedir numerosas correcciones formales a las enmiendas que han presentado el PP y Ciudadanos».