Los retos de 2020

El Gobierno «del cambio» afronta su segundo año con la sanidad y el empleo como caballos de batalla y con el camino expedito tras las aprobación de las cuentas aunque con la incertidumbre del Brexit y el plan de ajuste de Montero

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en el Palacio de San Telmo
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en el Palacio de San TelmoManuel Olmedo

Economía. Tasas y Grados

La legislatura está expedita con la aprobación del Presupuesto, que sería prorrogable en el peor de los escenarios. El Gobierno del cambio se enfrenta a la cuadratura del círculo ante la promesa de ir atemperando las cargas fiscales y enfrentarse al mismo tiempo a un plan de ajuste por parte del Gobierno central por los incumplimientos heredados de la ahora ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Economía y Hacienda serán escenario continuo de confrontación nacional. Las previsiones marcan un crecimiento del 1,9 por ciento. De lleno en Economía, el área de Rogelio Velasco tendrá que poner el cascabel al gato de las universidades, racionalizando las titulaciones porque, señaló el consejero, «nos sale más barato enviar a los tres alumnos a Harvard» que tenerlos matriculados en grados minoritarios. El aumento de la inversión privada e internacional son otros de los caballos de batalla de Andalucía en el asalto a la convergencia con el resto de España y de la Unión Europea con un cambio del modelo productivo más allá del turismo y la agroindustria.

Justicia. Oficina antifraude

En la macroconsejería que dirige el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, se han dado pasos para la regeneración democrática que Ciudadanos lleva a gala, como el inicio de las reformas legales para limitar los mandatos de los presidentes y miembros del Gobierno, o el fin de los aforamientos de los diputados. Pero los trámites hacen que los frutos no se verán este 2020 por lo que Marín necesita un golpe de efecto que compita con los hallazgos de «cajas fuertes» del consejero de Presidencia y portavoz de la Junta, Elías Bendodo. La previsión es que la Oficina Antifraude comience a funcionar este año aunque será difícil que pueda vender resultados porque probablemente eché andar a final de 2020. El otro gran proyecto de Marín también es a largo plazo, la Ciudad de la Justicia de Sevilla en Palmas Altas, anunciada para esta legislatura. Antes, habrá que resolver los problemas de movilidad (está pendiente el estudio que Ayuntamiento y Junta anunciaron) para que los agentes jurídicos acepten el traslado. Mientras, el colapso de algunos juzgados como los sociales exigen refuerzos de plantillas y la Junta de Andalucía quiere meter mano al exceso de alquileres.

Sanidad. Calmar el descontento

A pesar del plan de choque para reducir las listas de espera –una de las primeras medidas anunciadas por el nuevo Ejecutivo– y el refuerzo del plan de alta frecuentación, los sanitarios no han dado de plazo ni un año a los responsables del Servicio Andaluz de Salud (SAS) para reclamar las promesas que plantearon. La sanidad, nuevamente, se ha convertido en la china del zapato del «Gobierno del cambio», por lo que el principal reto del consejero de Salud, Jesús Aguirre –cuya figura ha salido muy debilitada tras la crisis de la listeriosis–, es contentar a un personal sanitario hastiado. Los salarios de los facultativos andaluces siguen sin converger con la media nacional, son los profesionales que menos ganan en concepto de guardias y siguen pendientes asuntos como la exclusividad y la productividad. A estas reclamaciones laborales hay que añadir la precaria situación en la atención primaria y el colapso en los hospitales en momentos puntuales, como el invierno. En materia de infraestructuras, el anunciado tercer hospital de Málaga debe ir tomando forma, junto a los Chares que dejaron en el limbo los anteriores gobiernos. Queda pendiente la prometida publicación mensual de las listas de espera (sólo están las de junio).

Fomento. Nuevo Plan de Vivienda

Es el gran reto del departamento que dirige Marifrán Carazo en el primer trimestre del año: la aprobación del nuevo Plan de Vivienda y Regeneración Urbana 2020-2030, que pretende reactivar un ámbito que ha permanecido prácticamente en blanco en los últimos años. El documento apuesta por la rehabilitación de viviendas y edificios y por primera vez se impulsa la reforma no sólo de las barriadas que más necesitan de la ayuda de la Junta, sino de los centros históricos, algunos con muchas necesidades y en un estado de degradación importante. Junto a ello, se impulsa la promoción de un parque de viviendas de alquiler a precio asequible para dar respuesta a las necesidades de los jóvenes, articulándose las ayudas pertinentes. Las redes de metro constituyen otra prioridad. Ya se ha dado un paso importante consignándose 3,1 millones para los de Sevilla, Granada y Málaga, un compromiso que deberá traducirse en obras reales. También se deberá trazar el Plan de Infraestructuras del Transporte y la Movilidad (Pitma) 2021-2027 y la nueva Ley del Suelo. Junto a ello, es necesario avanzar en infraestructuras viarias fundamentales, como el penúltimo tramo de la autovía del Almanzora y nuevos tramos de la autovía del Olivar.

Agricultura. Sombras en el exterior

Las organizaciones agrarias vienen asegurando que 2019 ha sido un año «horribilis» para el sector, por lo que el departamento que dirige Carmen Crespo debe afrontar numerosos retos marcados también por un contexto internacional incierto. La sequía estructural ha traído menores cosechas y ha incrementado los costes de producción, con el paralelo hundimiento generalizado de los precios. La Junta, por tanto, debe arbitrar medidas de apoyo a los agricultores, incentivando su labor y promocionando sus productos. Mención aparte merece el aceite de oliva. Los bajos precios están lastrando al sector y se necesitan más medidas, junto al almacenamiento privado que ya se puso en marcha. La coyuntura internacional está marcada por el ataque arancelario de Estados Unidos y las sombras que se extienden en torno al Brexit, ahora más claro que nunca tras la victoria de Boris Johnson. Ya se aprobaron medidas de cara al Brexit, pero hay que blindar las exportaciones y proteger a los productores. La apuesta por una Andalucía «verde» del presidente Juanma Moreno debe traducirse en hechos reales, como la adopción de medidas para reducir la contaminación en las ciudades.

Igualdad. Dependencia y atención a los menas

Pese al plan de choque que ha reducido en unas 1.600 personas las listas de espera, los dependientes andaluces son de los que más tardan en ser atendidos, un año y siete meses. La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, lleva meses anunciando la agilización del proceso unificando trámites sin avances. Es también la responsable de los recursos para las víctimas de violencia de género, en el punto de mira de Vox. De momento, el Instituto Andaluz de la Mujer mantiene sus competencias y presupuesto así como los puntos de información a la mujer, las casas de acogida y el teléfono de atención, si bien para contentar a los de Abascal se creó otro para violencia intrafamiliar. Vox también exige repatriar a los menores extranjeros no acompañados, con campañas contra los centros de acogida vinculándolos a la delincuencia. Ruiz se mantiene firme mientras reclama al Estado apoyo para atenderlos tras la retirada del fondo extra de 27 millones que aportó el año pasado. Asegura que el flujo no ha bajado. La asignatura pendiente es el acompañamiento tras cumplir los 18 años. En materia social, la Mesa del Tercer Sector denuncia la falta de interlocución.

Empleo. Vuelta a la formación y reforma del SAE

La consejera de Empleo de la Junta, Rocío Blanco, ha dado un vuelco a las políticas de formación y al Servicio Andaluz de Empleo (SAE) anunciando el uso de la licitación pública para adjudicar los cursos y la colaboración privada para conectar a empleadores y demandantes de empleo. Este año será la prueba de fuego para comprobar si la fórmula resulta, en el caso de la formación tras años parada por las irregularidades en las subvenciones que investigan los juzgados y, en el SAE, una vuelta de tuerca más para intentar que de verdad sea un referente para encontrar trabajo. Todos los gobiernos han anunciado su reforma si bien la vía de Blanco despierta suspicacias en oposición y sindicatos, que hablan de privatización. También este año entra en funcionamiento una de las medidas estrella del Gobierno andaluz, la extensión de la tarifa plana para los autónomos durante un segundo año, aplaudida por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). Dice el presidente Juanma Moreno que el empleo es la «obsesión» de su Gobierno, que ha prometido crear 600.000 puestos de trabajo en la legislatura. En 2019 fueron 68.000 y la previsión para 2020 es de 60.000, un ritmo que complica cumplir su promesa.

Educación. Cambios curriculares e impulso a la FP

La primera asignatura pendiente del consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, es ganarse a la comunidad educativa tras un primer año en el que ha conseguido enfadar tanto a los profesores, con una modificación del currículum escolar sin negociar, y a los padres, al reprocharles su escaso interés en el plan de refuerzo estival que implantó y la «colonización» de los centros por las Asociación de Madres y Padres de Alumnos (Ampas). Los necesita para atajar las altas tasas de fracaso escolar en la comunidad. En 2020 entrará en vigor la subida del precio-plaza de las escuelas infantiles –sin repercusión para las familias–, una histórica demanda del sector tras años congelados, que se anunció este curso y tuvo que retrasarse. La oposición vigila la proporción de plazas públicas y concertadas con las que Javier Imbroda trata de hacer equilibrios entre el descenso demográfico y el derecho a elegir que reclaman los padres, mientras anuncia un plan para vincular colegios e institutos por concretar y una oferta pública de empleo de 5.300 plazas. No oculta que la Formación Profesional es su ojito derecho, donde tendrá que hacer frente al déficit entre oferta y demanda.

Cultura. Ante el polémico cobro por entrar a los museos

Es una de las medidas que más polémica está generando en el ámbito cultural y que el departamento que dirige Del Pozo tiene previsto desarrollar este año: cobrar por entrar en los museos, monumentos y sitios gestionados por la Junta. El precio rondaría los 3 euros y el objetivo es que lo recaudado revierta en el ingente patrimonio histórico andaluz. La medida, que ha suscitado voces a favor y en contra, va en la línea de la gestión cultural que se desarrolla en otros países europeos, con el fin de mantener la calidad de estos recintos y las obras que albergan. La consejería deberá seguir apostando por las grandes exposiciones, como la que se viene desarrollando en Sevilla en torno a Martínez Montañés, e impulsar la labor de la Orquesta Joven de Andalucía y el Ballet Flamenco. La conservación del arte sacro es otra de las prioridades. Ya se ha convocado una línea de ayudas. Las hermandades pueden aspirar a casi 30.000 euros por proyecto. 2020 es el año dedicado a la literatura de la memoria y el pensamiento. El Centro Andaluz de las Letras organizará actividades en torno a Emilio Lledó, Chaves Nogales e Isabel Oyarzábal. Todo ello sin perder de vista la polémica de los restos de Queipo. Cada vez más voces piden su salida de la Macarena. Y preparando Itálica para su candidatura a la Unesco.

Turismo. Consolidar mercados ante el Brexit

La locomotora de la economía andaluza se enfrenta este año a los efectos del Brexit y el aumento de la competencia directa de Andalucía por parte de otros países que han alcanzado la estabilidad política. Otro de los grandes riesgos para el sector serán las reformas del Gobierno central. La subida del salario mínimo o la derogación de la reforma laboral pueden tener un efecto a corto plazo contraproducente en la región por la dependencia de la economía andaluza del mismo. En cuanto a los registros, Andalucía lleva años rompiendo marcas y el objetivo se sitúa en aumentar el número de visitantes, algo que se viene cumpliendo, y del gasto –este año pasado hasta noviembre bajó un 1,3%–. El Plan de Acción 2020 de Andalucía apostará por el marketing digital y por el turismo inclusivo y accesible Se reforzará la presencia en Reino Unido y Alemania con 15 acciones más que en el ejercicio anterior. Además, habrá también mayor presencia en mercados como el estadounidense, latinoamericano y asiático. La Consejería de Marín impulsará, asimismo, cuatro cátedras. La vuelta al mundo de Magallanes y Elcano y el Flamenco serán dos de los principales reclamos del ejercicio turístico.