El 89% del profesorado cree que sus tareas burocráticas perjudican al alumnado

Un estudio de CSIF-A evidencia además que el 96% considera «excesivo» el papeleo que realiza

Se presentó ayer el estudio «Docentes y Burocracia» por parte del Sector de Educación de CSIF-A
Se presentó ayer el estudio «Docentes y Burocracia» por parte del Sector de Educación de CSIF-A

CSIF Andalucía presentó ayer un estudio sobre la opinión de los docentes de toda la comunidad autónoma en relación a las tareas burocráticas a las que se enfrentan diariamente en sus centros, del que se desprende que el 89% cree que sus tareas perjudican la atención al alumnado y que el 96% del profesorado considera que el papeleo al que tiene que hacer frente «es excesivo».

El análisis se enmarca dentro de la campaña «Stop Burocracia» que ha puesto en marcha recientemente dicha organización sindical con el fin de denunciar el «exceso» de papeleo que tiene que asumir el profesorado, algo que «les aparta del verdadero sentido de su labor, que no es otro que el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje».

La presidenta del Sector de Educación de CSIF-A, Elena García, apuntó a través de un comunciado que esta situación está generando entre los profesionales «una sensación de hartazgo, desilusión y frustración».

Aparte de un cuestionario que ha sido respondido por los docentes, el sindicato ha abierto un buzón en el que los profesores y los maestros andaluces pueden aportar su opinión y sus sugerencias acerca de este asunto.

En el mencionado estudio se destaca que «más del 96% de los profesionales de la enseñanza consultados aseguran que se ven sometidos a una burocracia que consideran excesiva», lo que provoca que «dar clase en algunos casos pase a un segundo plano». En ese sentido, algunos docentes afirman que «son oficinistas de la educación». Para CSIF-A «resulta especialmente preocupante que el 89% de los encuestados consideren que estas tareas interfieren negativamente en su labor docente y en la atención directa de su alumnado». García resaltó que «esta carga excesiva se materializa en un número desorbitado de horas que el profesorado tiene que dedicar exclusivamente a estas tareas», como demuestra el hecho de que «el 42% emplea cada semana entre 5 y 7 horas a estas cuestiones, un porcentaje que es del 28% para los que aseguran que utilizan más de 7 horas». De acuerdo al análisis sindical, «el 70% de los consultados exceden su jornada laboral con creces» porque junto a los trámites burocráticos requeridos «tienen que preparar sus clases, recursos y materiales, realizar correcciones, trabajar en la innovación de su metodología... Esto conlleva que el profesorado esté sometido a sobrecarga y a estrés laboral».