La estudiante con coronavirus en Sevilla: “Estoy harta. La gente se ha vuelto loca”

La joven, que ha dado positivo en la primera prueba, llama a la calma y pide contener la “histeria”

Loreto Pérez, la estudiante de la Facultad de Comunicación de la US que ha dado positivo en la primera prueba de coronavirus una semana después de regresar de Milán
Loreto Pérez, la estudiante de la Facultad de Comunicación de la US que ha dado positivo en la primera prueba de coronavirus una semana después de regresar de Milán

Todo comenzó con un viaje planificado a Italia para acudir a la Milan Fashion Week. Loreto Pérez, estudiante de tercer curso de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Sevilla (US), voló primero ­­–­­­junto a su madre y dos amigas– a la ciudad de Bérgamo el 20 de febrero, cuando aún no habían saltado todas las alarmas. De hecho, en una entrevista a LA RAZÓN, afirma que durante su viaje «empezó a haber más preocupación en España que lo que realmente se estaba viviendo en Italia». Estuvo hasta el 24 de febrero. Cuatro días en los que también visitó Milán y Verona.

Al final de su periplo –por la intensidad en la que se iban sucediendo los hechos– sí que observó cómo la situación se tornaba de leve a preocupante: «El último día, que tuvimos que estar encerradas en el hotel, saltó la alerta y cerraron establecimientos, servicios públicos y en las farmacias colgaban carteles que decían que no quedaban mascarillas».

Su vuelo no se canceló. Suerte para ellas, que estaban «muy nerviosas» y no querían estar más tiempo allí. «Al salir de Italia no nos hicieron nada, pero cuando volvimos a España nos tomaron la temperatura». No pasó nada y asegura que estaban bien, pero querían tomar precauciones y en cuanto llegaron a casa llamaron al centro de información y servicios de la Consejería de Salud de la Junta y, como no tenían síntomas, les dijeron que continuaran con su vida normal. «Así lo hice. Amigas, facultad, deporte… todo lo que suelo hacer».

Este lunes, una semana más tarde de su regreso a España, comenzó a encontrarse «un poco regular, pero no fatal, si no como el típico día que te duelen los músculos, una tontería», explica. Sin embargo, atendiendo a las recomendaciones, como observó que tenía «un poco de tos», llamó de nuevo el martes. No es hasta el día siguiente cuando le hacen la primera prueba –aún se tiene que analizar en Madrid– en su casa. Dio positivo.

Thumbnail

Sanidad le pidió que hiciera un barrido de las personas con las que había estado y que les pasara una lista. Primero se lo comunicó a sus abuelos, ya que viven con ella. «Empezó a ser todo surrealista. Mi abuelo se quería hacer pasar por un vecino para no hacerse la prueba y mi abuela no se preocupó». Aún le esperaba la peor parte: la reacción de sus compañeros, profesores y amigos. «La gente se vuelve un poco loca», explica. Por un lado, sus amigas «empezaron a acusarse las unas a las otras de portadoras del virus, incluso sin haber mantenido contacto con ellas», afirma impresionada. Por otro lado, la «bomba» detonó en el grupo de WhatsApp de la facultad. La joven sevillana cuenta que «saltó la alerta y comenzaron a preguntarse quién podría ser. Yo estaba harta y dije por el grupo: ‘soy yo’. Si tenéis algún tipo de problema y pensáis que habéis estado conmigo decídmelo y paso vuestro nombre a la lista».

A partir de ese momento empezaron a llamarla hasta personas que no conocía y que ni si quiera habían estado cerca de ella. Loreto sintió que tanto la familia como los amigos y algunos compañeros «estaban histéricos».

La joven afirma que «el dolor de cabeza» que le provocó la gente «es mucho peor que el malestar que ocasiona el virus», que según ella, «es como un resfriado leve». Además, las autoridades académicas, entre la que se encuentra la decana de la Facultad de Comunicación, se pusieron en contacto con la alumna vía telefónica para explicarle las medidas que se iban a tomar y que iban a emitir un comunicado, que ella pidió explícitamente.

Ese comunicado, al que ha tenido acceso este periódico, informa de que quince alumnos y cinco profesores se han puesto en cuarentena. Estas medidas, sin embargo, chocan con las que establece el Gobierno. En este contexto, Sanidad le ha comunicado a su novio –con el que ella ha mantenido contacto– y a esos mismos alumnos, según fuentes cercanas a los estudiantes, que como no presenta síntomas puede hacer su vida normal. La joven reitera que «todo es surrealista».

Junto a ello, la Universidad de Sevilla procedió a la desinfección de todas las instalaciones de la facultad en las que estuvo la afectada. Las autoridades sanitarias indican que se debe mantener la normalidad en el resto de las actividades programadas y enviar el mensaje de máxima serenidad a la comunidad universitaria y a la sociedad en general.

Ahora se toma el asunto de una manera «más tranquila» e intenta recordar la jornada del jueves como un día que le «saturó», pero pide que «no se lleve todo a la alarma» y que todos tomen las medidas que recomienda Sanidad. Lo que más le preocupa ahora mismo es que esa situación, «pasajera en unos días», pueda afectar a la vida normal de sus hermanos –a los que ni siquiera ha visto todavía– o a la de sus amigos o familiares. «No es preocupante y tenemos que tomar precauciones, pero en el momento que dé dos veces negativo ya seré inmune al virus», concluye, guardando cuarentena y tomando paracetamol para aliviar los síntomas.