Espadas fracasa con la licitación del mercado Puerta de la Carne

Adelante exige al alcalde de Sevilla un “giro de 180 grados” con el proyecto

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Junta de Gobierno Local, acordará el inicio del expediente de resolución de “mutuo acuerdo” del contrato de concesión administrativa del mercado Puerta de la Carne.

En un comunicado, el Consistorio explica que el motivo es la “imposibilidad acreditada” por la empresa adjudicataria de cumplir con los términos de la licitación de 2014 debido al “desequilibrio económico generado por las necesidades técnicas sobrevenidas por la detección de un nivel freático más elevado de lo previsto y la necesaria incorporación de los restos arqueológicos”.

El portavoz municipal de Adelante Sevilla, Daniel González Rojas, ha exigido este viernes al alcalde, Juan Espadas (PSOE) que dé “un giro de 180 grados” con el mercado de la Puerta de la Carne tras “el notorio fracaso del proyecto”.

Así lo ha expresado en un comunicado en el que destaca que “la avaricia ha roto finalmente el saco”, al tiempo que ha criticado que ni el anterior alcalde, Juan Ignacio Zoido, ni Espadas “han sabido sacar adelante un proyecto digno para este edificio histórico”.

El proyecto reformado presentado por la unión temporal de empresas (UTE) adjudicataria situaba el importe de las obras en 8,4 millones de euros, el doble de lo previsto en la licitación municipal, “sin que sea viable ningún reequilibrio de la concesión de estas dimensiones de acuerdo con los informes técnicos y jurídicos”.

Una vez resuelto, el Ayuntamiento iniciará un nuevo procedimiento “ajustado a las necesidades técnicas y ambientales y con un modelo de uso y gestión viable”.

“Hemos hecho todo lo posible por salvar esta concesión pero ha sido inviable porque todo este procedimiento empezó mal desde el principio en el año 2014. Se hizo una licitación que se ha demostrado inviable económica y técnicamente. A partir de ahí, todos los esfuerzos se han centrado en intentar encauzarlo por parte del Ayuntamiento y de la empresa adjudicataria”, explica el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz (PSOE).

En este sentido, señala que los informes técnicos, jurídicos y económicos han dejado claro que “la única solución viable en estos momentos es la resolución e iniciar un nuevo procedimiento que se ajuste a todos los requerimientos técnicos, arqueológicos, patrimoniales y ambientales”.

El contrato de concesión de las obras para la adecuación del antiguo mercado Puerta de la Carne como centro de ocio, gastronomía y cultura fue firmado en 2014 de acuerdo con los términos recogidos en los pliegos aprobados entonces por el Ayuntamiento.

Tras superar todos los informes y estudios previos, en enero de 2018 se realizó la intervención arqueológica que, de acuerdo con los condicionantes de la Comisión Provincial de Patrimonio y de la propia Gerencia de Urbanismo derivó en la necesidad de integrar los elementos arqueológicos.

Del mismo modo, los estudios técnicos constataron que el nivel freático del terreno se situaba en cuatro metros y no en ocho, “lo que alteraba por completo todas las previsiones”.

Esta situación, tal como recuerda el Consistorio, tuvo unas “evidentes consecuencias” sobre el proyecto diseñado en 2014, que recogía la excavación del sótano previsto al nivel de seis metros de profundidad aproximadamente, lo que implicaría que dicha excavación se produjera dentro del nivel freático, con la obligada necesidad de convivir con el agua.

Por este motivo, y de nuevo, tras superar todos los informes técnicos, económicos y jurídicos, la Junta de Gobierno Local acordó en marzo de 2019 solicitar a la empresa adjudicataria la presentación de un nuevo proyecto reformado adaptado a las necesidades técnicas y arqueológicas. La empresa presentó este proyecto que incorporaba la construcción de unas pantallas de hormigón armado que conformarán un único recinto estanco que alcanzara la capa impermeable.

Esto implicaba también la modificación del proceso constructivo en sentido inverso al inicialmente aprobado, ya que ahora se realizaría de fuera hacia dentro y de arriba hacia abajo, con mayores garantías de seguridad en la ejecución de las obras, tanto para los operarios como para los elementos constructivos a mantener.

La nueva solución presentada por la empresa adjudicataria supuso un aumento del coste de ejecución de las obras respecto a lo incluido en la licitación. Concretamente, el presupuesto se duplicó hasta alcanzar los 8,4 millones de euros frente a los 4,1 previstos en el contrato.

Por lo tanto, se trata de un proyecto de rehabilitación que difería en gran medida del proyecto inicial licitado, pero que “resultaba totalmente necesario para llevar a cabo la ejecución de las obras con total garantía de seguridad para el edificio del Mercado de la Puerta de la Carne, así como para la preservación de los hallazgos arqueológicos”.

A la vista de estas circunstancias, y una vez realizados todos los informes técnicos, jurídicos y económicos, la UTE concesionaria expone en su solicitud de resolución de la concesión que sufragar el coste de la ejecución del Reformado III no es viable en las condiciones del actual contrato, y que una posible modificación del mismo excede de las limitaciones que la propia Ley de Contratos del Sector Público impone --artículo 7 TRLCSP--, alterando las condiciones esenciales de la concesión.

“En definitiva, que la posibilidad de modificación del contrato sobrepasa los límites que para ello se establece en la propia Ley”, agrega. Por este motivo, de mutuo acuerdo ambas partes inician el expediente de resolución del contrato de forma que el edificio vuelva a ser titularidad municipal y que se pueda abrir un nuevo procedimiento que ya se ajuste a las necesidades técnicas y a los criterios de intervención arqueológica conocidos, que plantee un modelo de gestión y de uso viable y que incorpore además un plan de evaluación ambiental del entorno del mercado de Puerta de la Carne.

El objetivo del gobierno es acelerar al máximo este nuevo procedimiento de acuerdo con los informes técnicos y jurídicos y que pueda arrancar en cuanto finalice el expediente de resolución que se inicia ahora.