El Presupuesto andaluz rondará los 40.000 millones de euros

Marín desmiente a Velasco, quien planteó la subida de “algún impuesto si las circunstancias desde el punto de vista fiscal son muy malas”

El Consejo de Gobierno de la Junta ha dado luz verde al texto articulado del Presupuesto andaluz para el año 2021, unas cuentas que rondarán los 40.000 millones de euros. Así lo aseguró el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, quien manifestó la intención del Ejecutivo de aprobar «cuanto antes» el anteproyecto para remitirlo al Parlamento andaluz. «Sería un gran mensaje de estabilidad para Andalucía volver a aprobar por tercera vez en tiempo y forma las cuentas autonómicas, y más con el covid-19», aseguró Bendodo, quien confió en tener las cuentas aprobadas antes de que acabe el año.

Las «líneas maestras», tal y como señaló, serán la sanidad, la educación, la política social y el medio ambiente y cambio climático, «todo sin olvidar la creación de empleo». Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, aseguró que «no va a haber ningún tipo de subida de impuestos en Andalucía» y que si hay alguna será de carácter medioambiental «que se imponen desde el Gobierno central». Estas declaraciones se producen después de que el titular de Transformación económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, haya afirmado que, una vez que la situación que está generando la pandemia se estabilice, «será momento de ir paulatinamente revisando la política fiscal, reduciendo el gasto y, si las circunstancias desde el punto de vista fiscal son muy malas, incluso plantearse la subida de algún impuesto con carácter transitorio».

«Velasco a lo que se ha referido será a los impuestos de carácter medioambiental que se imponen desde el Gobierno de España a las comunidades autónomas porque en el otro ámbito no va a haber ningún tipo de subida de impuestos en Andalucía», garantizó el vicepresidente andaluz.

De su lado, el consejero de Hacienda, Juan Bravo, ya aseguró que la voluntad del Gobierno andaluz es la de presentar en el Parlamento el anteproyecto de Presupuestos autonómicos antes del 31 de octubre, además de apostar por el control en el gasto, una línea que difiere de lo que viene asegurando Velasco.