Moreno afea que Díaz se ausente y asegura que antes “con una gripe se colapsaba el sistema sanitario”

El presidente andaluz pregunta a Susana Díaz si “ensaya una confluencia” con Adelante, “único grupo al que ha escuchado”

El presidente de la Junta, Juanma Moreno (i) conversa con el portavoz del PP, José Antonio Nieto (d) a su llegada al Parlamento de Andalucía
El presidente de la Junta, Juanma Moreno (i) conversa con el portavoz del PP, José Antonio Nieto (d) a su llegada al Parlamento de AndalucíaJulio MuñozEFE

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha afeado este miércoles a la secretaria general del PSOE-A y Presidenta del Grupo Socialista, Susana Díaz, su ausencia en el arranque de esta segunda jornada del Debate sobre el estado de la Comunidad y ha denunciado que cuando él llegó al Gobierno andaluz, se encontró con una sanidad “que no estaba preparada ni para aguantar una gripe virulenta” y, de hecho, el sistema sanitario “se colapsaba” cuando se encontraba con esa situación.

Moreno se ha pronunciado así durante su turno de réplica a la intervención del portavoz parlamentario de Ciudadanos (Cs), Sergio Romero, en esta segunda y última jornada del Debate sobre el estado de la Comunidad. Ha aprovechado para lamentar que Díaz no haya estado presente en ninguna de las dos intervenciones."Sorprende que la presidenta del Grupo Socialista ni siquiera tenga el interés de escuchar a los grupos que sustentan al Gobierno, cuando es un debate con suficientemente importancia para que al menos dedicara parte de su tiempo a estar en este debate", ha dicho.

Al inicio de su intervención, Moreno ha destacado que en una legislatura que no está siendo fácil, Cs, socio del PP-A en el Gobierno andaluz, está mostrando entereza, ilusión y propuestas permanentes en beneficio del conjunto de los andaluces, frente a otros partidos que están instalados en la “bronca”.

Asimismo, ha mostrado su apoyo y agradecimiento a los profesionales sanitarios y de la educación, que son la “joya de la corona”. Ha señalado que cuando llegó al Gobierno andaluz se encontró con una sanidad “que no estaba preparada ni para aguantar una gripe virulenta” y, de hecho, el sistema sanitario “se colapsaba” cuando se encontraba con esa situación. Esto se debía, según ha indicado, al “desmantelamiento progresivo e intensivo” de servicios públicos esenciales que llevó a cabo el anterior Gobierno del PSOE-A, “que dejó sin personal y sin recursos” tanto a la sanidad como a la educación.

Estas consideraciones de Moreno provocaron un murmullo de queja en la bancada socialista y él aprovechó para denunciar la ausencia de Susana Díaz.

El presidente ha querido dejar claro que su Gobierno está “clarísimamente comprometido” con los servicios públicos esenciales, la sanidad, la educación y las políticas sociales, como se ha demostrado con el “esfuerzo brutal” que se ha hecho en los presupuestos de la comunidad. “Nunca en la historia de Andalucía ha habido tantos recursos y profesionales en la sanidad y educación públicas, un hecho que debería hacer pensar a aquellos que administraron la comunidad durante 37 años bajo un supuesto progresismo”, ha dicho.

Moreno también ha indicado que su Gobierno va a seguir con ese empeño por buscar unidad, diálogo y acuerdos porque los problemas de los ciudadanos no están para la “bronca política”. Ha apuntado que hay que hacer un esfuerzo por intentar buscar puntos de encuentro y unidad de acción ante asuntos de gran trascendencia, como la salud pública y la economía.

A este respecto, ha lamentado que el PSOE-A se vaya a ir de este debate “incapaz” de comprometerse y de decir en público o privado que a Andalucía tienen que llegar 23.000 millones de fondos europeos, debido a que es “absolutamente prisionero” de las decisiones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. “No tiene margen de maniobra ninguno, es absolutamente sumiso”, ha dicho.

El presidente ha lamentado esa actitud en un partido que ha sido referencia durante muchos años en Andalucía y que ahora “no es capaz de levantar la mano” y decir al Gobierno central que trate bien a Andalucía.

Ha indicado que es una realidad que el Ejecutivo nacional no está tratando bien a Andalucía y “la única explicación posible” es el hecho de que aquí ya no gobierna el PSOE-A. “Se nos castiga de manera periódica y sistemática al conjunto de los andaluces”, ha apuntando Moreno, para quien realmente no se castiga a un Gobierno, sino a ocho millones y medio de andaluces cuando no llegan los recursos que se necesitan en esta tierra.

Moreno también ha aprovechado para denunciar que las comunidades autónomas están en este momento en una “situación de orfandad absoluta” respecto a las directrices que pudiera marcar el Gobierno central en esta situación de pandemia y desde el punto de vista financiero.

Por otro lado, el presidente de la Junta de Andalucía ha preguntado a la secretaria general y presidenta del grupo parlamentario del PSOE-A, Susana Díaz, si “está ensayando una confluencia” con el grupo de Adelante Andalucía para futuras elecciones porque, según le ha afeado, “ha sido al único que ha escuchado” durante el Debate sobre el estado de la Comunidad. Así se ha pronunciado el jefe del Ejecutivo andaluz como respuesta a los murmullos que desde la bancada del PSOE-A le han obligado a parar su última intervención.

Moreno, por segunda vez en el día, ha reprochado a Susana Díaz que no esté presente en el Salón de Plenos durante el debate y ha dicho que no entiende “qué cosas más importantes tiene que hacer que escuchar al presidente de la comunidad y a los grupos, no es razonable”.

“No se si están ensayando una confluencia con el grupo de Adelante, porque qué casualidad que Susana Díaz no haya estado presente en ninguna de las intervenciones ni del PP-A, ni de Cs ni de Vox, y sólo haya escuchado a la confluencia”, ha censurado antes de preguntarle si “esto es un ensayo para las próximas elecciones de toda la izquierda junta y la izquierda radicalizada”.

“¿Esa es la apuesta que tiene el PSOE-A, la radicalización?”, ha abundado el presidente antes de advertir a los socialistas andaluces que ellos sabrán hacia dónde caminan pero que, añade, “no es razonable”.

Imprimir