La covid sigue batiendo registros: 60 muertes en una sola jornada

Repuntan los nuevos casos con un total de 3.770. La presión hospitalaria continúa creciendo y ya son 3.198 los ingresados, 422 de ellos en unidades de cuidados intensivos

Sanitarios recogen muestras para su posterior análisis en un centro deportivo de SevillaMaría José López / Europa Press Europa Press

La covid sigue batiendo registros en Andalucía, contabilizándose hoy jueves 60 fallecidos y un repunte de nuevos casos, concretamente 3.770. Se trata de la cifra de defunciones más abultada en esta segunda ola de la pandemia, después de que el pasado miércoles se registraran 52 muertes, cifra solo superada por las 54 defunciones alcanzadas el 27 y 31 de octubre. La provincia de Granada fue con diferencia la que sumó más decesos, con 26, seguida de Jaén con once. Por debajo de la decena figuran el resto de provincias con nueve en Sevilla, ocho en Córdoba, cuatro en Málaga, una en Almería y una en Huelva. Cádiz es la única provincia que no anotó defunciones.

La cifra de 3.770 significa un aumento en el número de positivos después de cuatro días consecutivos de bajada, tras los 2.363 del miércoles, los 3.937 del martes, los 4.406 del lunes, los 5.243 del domingo y lo s 5.622 del sábado –récord de positivos en la segunda ola–, aunque los positivos contabilizados son 1.432 menos que el jueves de la semana anterior. Sevilla repite como la provincia con más casos diarios confirmados por PCR y test de antígenos, al sumar 1.021 en 24 horas, seguida de Granada con 926, Málaga con 439, Córdoba con 368, Cádiz con 317, Jaén con 315, Almería con 234 y Huelva con 150. La situación de los hospitales sigue preocupando, con 77 pacientes ingresados por Covid-19 más en 24 horas, alcanzando la cifra de 3.198, máxima desde el inicio de la pandemia. 422 de ellos se encuentran en una unidad de cuidados intensivos (UCI), 14 más que la víspera y aún por debajo de los 438 registrados en el pico máximo del pasado 30 de marzo.

Especialmente complicado es el panorama en las residencias de mayores, que contabilizaron ocho muertes más en centros de las provincias de Cádiz, Córdoba, Granada y Jaén, a los que se sumó un nuevo brote en la residencia Encarnación y San José de Cájar (Granada) con 19 casos confirmados (18 residentes y un trabajador) y otro en el Hospital de Jerez de la Frontera con un total de 15 positivos.

Todos los efectivos para luchar contra la pandemia son pocos. Por ello, la Armada ha activado en la Base Naval de Rota (Cádiz) la segunda Sección de Vigilancia Epidemiológica de este cuerpo en Andalucía para afrontar labores de rastreo de contactos de personas contagiadas. Esta sección se une a la que desde el pasado 28 de septiembre presta servicio en las instalaciones del Tercio de Armada, en San Fernando, y que está compuesta por personal de marinería y tropa de diferentes unidades de la Base Naval de Rota.

En Andalucía la Armada tiene previsto accionar cinco Secciones de Vigilancia Epidemiológica (SVE) de 30 rastreadores cada una, bajo el mando de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica, en Sevilla.

La activación de las tres unidades restantes se hará «de modo inminente». Los rastreadores de la Armada han recibido formación básica sobre la enfermedad y los mecanismos para poder efectuar un seguimiento eficaz de los contactos de los contagiados, un proceso en el que ha intervenido personal de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La Armada tiene activados a día de hoy a 220 rastreadores repartidos en las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia, Galicia, Canarias y Madrid, bajo el control de los respectivos jefes de las Unidades de Vigilancia Epidemiológica de cada comunidad.

De otro lado, La Universidad de Granada (UGR) apostó, cuando se cumplen tres semanas de la suspensión de sus clases teóricas presenciales, por «la máxima presencialidad posible» en su actividad académica y administrativa, entendiendo que ésta resulta «un elemento esencial para su desarrollo óptimo». La UGR se reafirmó en el esfuerzo realizado en los últimos meses por los equipos directivos de sus distintos centros para adaptarlos a las medidas establecidas por las autoridades sanitarias. Ello ha permitido contar con «espacios seguros para el desarrollo de la actividad académica y administrativa» en el seno de la UGR, siempre desde «la responsabilidad».