El Gobierno andaluz destinará 660 millones al rescate de empresas y autónomos

Moreno anuncia que habrá ayudas directas, avales y exención de impuestos y reclama la colaboración del resto de administraciones. Miles de hosteleros lanzan un SOS en las calles

En coagulación. Así se encuentra la «fórmula» que el Gobierno andaluz ultima para que el paquete de medidas que destinará a que empresarios y autónomos puedan paliar los efectos de la pandemia llegue «al mayor número posible de personas damnificadas». Habrá que esperar días para conocer la letra pequeña, pero el presidente de la Junta, Juanma Moreno ha avanzado ya hoy que tendrá «tres ejes fundamentales»: 215 millones de euros de ayudas directas, que supondrán un «esfuerzo» presupuestario; otros 350 en avales, para que «gran parte del sistema productivo pueda subsistir» y «ganar tiempo al tiempo»; y otros 94 millones en ayudas indirectas, que «son básicamente la reducción de impuestos», según ha destilado. En conjunto, casi 660 millones cuyo reparto se «afinará» en las próximas jornadas. Moreno ha hecho el anuncio en una comparecencia pública tras mantener esta mañana una reunión de alrededor de dos horas con los presidentes de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, y de las Cámaras de la región, Javier Sánchez Rojas, en el palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta, y en el marco de la Alianza por Andalucía. Un encuentro institucional que ha calificado de «sumamente positivo».

El máximo representante del Ejecutivo autonómico ha explicado que la Covid-19 les ha obligado a tomar decisiones «complejas», entre otras cuestiones porque el escenario pandémico es cambiante y ha pedido al resto de administraciones «cooperación» y «colaboración», las ha instado a «meter el hombro» para «multiplicar el impacto» de las iniciativas de la Junta. «El Gobierno de la Nación tiene y debe de jugar un papel destacable», ha aseverado, para añadir que están «dispuestos» a operar «conjuntamente», pero también las diputaciones provinciales y los ayuntamientos pueden contribuir a «amortiguar el severo golpe» que la crisis causada por el coronavirus ha asestado al tejido productivo andaluz. Una demanda que ya habían expresado antes tanto Lara, como Amor y Sánchez Rojas en sus respectivos turnos de palabra.

El popular ha admitido que le gustaría contar con más recursos, pero ha indicado que el Gobierno autonómico tiene que lidiar con «limitaciones en el ámbito económico», pero también en el normativo y el competencial. «No se pretende vender ninguna moto», ha llegado a afirmar, sino «intentar estirar el euro» para que alcance al máximo de destinatarios posibles. En ese sentido, González de Lara ha señalado que todos quieren «salvar la Navidad» y a los autónomos, que son «los pilares que sostienen» la economía regional, pero ha reclamado «medidas creíbles» y, sobre todo, que se cumplan.

En la misma línea, Amor ha garantizado que los trazos gruesos de la Junta van «en la buena dirección», aunque ha recalcado que el «rescate» no puede ser sólo de una Administración. Y Sánchez Rojas, de su lado, ha reconocido que «no hay dinero para todo», por lo que ha mostrado su confianza en que se acierte a la hora de fijar «en dónde se pone el acento». Ha urgido, por ultimo, a «pasar de las musas al teatro», dado que las estrías de la covid no paran de crecer.

Moreno ha incidido, para su cerrar su intervención, en que la única forma de salir de la pandemia es hacerlo «juntos» y ha agradecido a empresarios y a autónomos la «enorme responsabilidad» con la que han actuado durante los duros meses de la misma.

Si bien, en paralelo a esa cita palaciega, miles de personas han tomado las calles en las capitales de la región, convocadas por la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca). Han marchado bajo el lema «Sin ayudas nos arruinan» para protestar por la coyuntura que atraviesa el sector tras las nuevas restricciones horarias y el parón total de la actividad, en el caso de Granada, ordenado por la Junta para frenar la expansión del coronavirus. El presidente de los hosteleros sevillanos y vicepresidente de Horeca, Antonio Luque, ha pedido auxilio a las administraciones tras avisar de que se encuentran «en la UCI, en una situación crítica» y ha reprochado tanto a los ejecutivos central y autonómico como a los ayuntamientos que «se echen la pelota unos a otros», para al final no hacer nada, según ha recogido Ep. «La hostelería no es el foco de contagio de esta pandemia, cuando no hay controles en centros comerciales ni en servicios públicos ni en fiestas privadas o aeropuertos», ha lanzado, para añadir que necesitan «un plan de apoyo» para no bajar más persianas.

Díaz pide que el dinero sea «a fondo perdido»
La secretaria general del PSOE-A y jefa de la oposición en la comunidad, Susana Díaz, ha pedido al Gobierno andaluz de PP-A y Ciudadanos que las ayudas anunciadas por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, para sectores afectados por las restricciones impuestas para hacer frente a la pandemia sean «directas» y «a fondo perdido» porque «no están para avales ni para más créditos». «Día que pasa, persiana que se baja, negocio que se cierra», ha advertido la líder socialista en unas declaraciones distribuidas por su partido. De su lado, el presidente de Vox Sevilla, Javier Cortés, ha adelantado que preparan una batería de acciones políticas para que se «atiendan las reivindicaciones» de la hostelería y desde Vox Granada se ha exigido que se destine a ayudar a los negocios el dinero que se «malgasta» por ejemplo en igualdad.