Espadas admite que el «voto útil» el 19-J frenó «un mal mayor»

Culpa a los populares de la desmovilización del voto socialista en los barrios más desfavorecidos

Juan Espadas, durante su comparecencia tras reunirse este martes en Sevilla con alcaldes socialistas de municipios andaluces de más de 50.000 habitantes
Juan Espadas, durante su comparecencia tras reunirse este martes en Sevilla con alcaldes socialistas de municipios andaluces de más de 50.000 habitantes FOTO: Julio Muñoz Julio Muñoz EFE

Diez días después de la victoria del PP en las elecciones andaluzas, el PSOE empieza a reconocer tímidamente fallos de estrategia y circunstancias que favorecieron el apoyo mayoritario a los populares. El secretario general de los socialistas andaluces, Juan Espadas, se reunió en la sede regional del partido con los alcaldes del PSOE de municipios andaluces de más de 50.000 habitantes para exhibir poder local de cara a los próximos comicios municipales de 2023, aunque también mostró cierta autocrítica al reconocer que en la jornada del 19-J hubo «algún tipo de voto útil» para frenar «un mal mayor», en referencia a Vox.

No obstante, insistió en la desmovilización como la causa fundamental de los malos resultados del PSOE. «En los municipios más grandes de Andalucía hubo muchas personas que se quedaron en casa y no fueron a votar en los barrios con rentas más bajas», señaló, dado que no encontraron respuestas en torno a «políticas clave» vinculadas a los «pilares del Estado del bienestar» como la sanidad, la educación, el empleo o la vivienda». «Ahí los socialistas no hemos sido capaces de convencer, porque sí había una alternativa que podía ocuparse de forma más comprometida de esos problemas que identifican como su prioridad», subrayó.

También se refirió Espadas a varias circunstancias previas a las elecciones, como la atribución al PSOE de la «imposibilidad absoluta de ganar». «Eso ha calado hasta el punto de que algunos electores hayan decidido que, dado que no parecía que los socialistas tuviésemos opciones de ser alternativa ganadora y gobernar, se decantaran por una opción para parar un mal mayor que pudiera ser la entrada de la ultraderecha en la Junta», aseguró, por lo que «apostaron por consolidar la opción moderada que entendían que había en el gobierno». Esto explicaría, a juicio de Espadas, la salida «momentánea» del candidato popular, Juanma Moreno, del partido, presentándose a las elecciones «solo, sin siglas».

Uno de los objetivos del PSOE era movilizar un voto que finalmente «no se ha movilizado». Objetivo incumplido. Espadas se justifica: «Había que luchar contra una posición dominante de gobierno, que estaba claramente asentada, y conseguir en unos meses movilizar el voto de la izquierda».

Ahondando en la tesis de la desmovilización en los barrios más desfavorecidos, Espadas remarcó que el Gobierno de Moreno «no tiene interés alguno» en las políticas sociales. Junto a ello, cuestionó el reciente anuncio de más de 18.000 contratos para reforzar la sanidad pública en verano. «No hay personal sanitario a disposición como para llegar a ese volumen de contratación que mejoraría el servicio», señaló, además de subrayar que el Ejecutivo andaluz «llega tarde» y «una vez más quiere engañar a la ciudadanía».

En relación a la educación, reiteró que los socialistas van a «trabajar desde la oposición» en el Parlamento por lograr una «reducción» de las ratios de alumnos en las aulas. Sobre el empleo, criticó la «ausencia de políticas activas por parte de la Junta», pese a tener «recursos económicos y transferencias importantes del Gobierno de España».

También alertó de que la vivienda «sigue siendo otra política ausente de la derecha, sobre todo en barrios de grandes ciudades que tienen problemas evidentes ligados a los pisos cárceles, a la necesidad de más inversión en ascensores, de líneas o convocatorias de apoyo a la rehabilitación de viviendas que necesitan de una mejora en eficiencia energética».

En este sentido, recordó que la comunidad autónoma «es la competente en materia de vivienda y debe coordinar esos recursos que no pone con los que sí tiene el Gobierno de España».

La cercanía de las elecciones municipales preocupa en las filas socialistas, sobre todo tras tocar suelo electoral en las andaluzas y ante el evidente avance del PP. No obstante, Espadas aseguró que «no tienen nada que ver» porque en las municipales «tienen una razón de peso especial el papel del alcalde y su gestión al frente del gobierno local».