El arte de entretener

Acompañando a la sociedad desde la calidad de sus programas

Uno de los géneros televisivos que marcan más nítidamente la personalidad de una cadena de televisión y su relación con los espectadores son los programas de entretenimiento. La audiencia quiere algo más que espacios que son una fotocopia los unos de los otros. Antena 3 optó por la variedad de contenidos. A lo largo de estos años, han convivido grandes formatos como «La Voz» y «Tu cara me suena», que basan su éxito en el talento de cantantes anónimos y famosos; «Lo que necesitas es amor» y «¡Sorpresa, sorpresa!», programas que apelaban a la emoción y al espectáculo; y concursos inmunes al paso del tiempo, como «La ruleta de la fortuna», «Ahora caigo», «¡Boom!» y «Pasapalabra». Además, Antena 3 tiene una de las joyas televisivas de los últimos años, «El Hormiguero 3.0», que mantiene su estatus de fenómeno de masas gracias a sus invitados y a la capacidad de reinventarse de Pablo Motos y su equipo. Todos ellos son espacios que le dan a la cadena no solo audiencia, sino también prestigio. De ahí que sean los más apreciados por los anunciantes al ser formatos susceptibles de ser seguidos por todas las franjas de edad. «El entretenimiento en Antena 3 está asociado con el respeto al espectador. Demostramos que podemos hacer programas para mayorías sin sobrepasar límites y hemos alcanzado una posición sólida con éxitos que forman parte de la historia televisiva de España», señala Mario López, director de Antena de Canales Lineales.

«El entretenimiento es uno de los pilares sobre los que se sustenta la programación de Antena 3. Nuestro modelo de entretenimiento en Atresmedia es diverso y variado, ya que abarcamos distintos géneros, apostamos por la calidad y por el compromiso con el espectador», afirma Carmen Ferreiro, directora de Entretenimiento de Atresmedia TV.

Allá por 1990, en su primer día de emisión oficial, Mayra Gómez Kemp tuvo el honor de ser la presentadora del primer programa de entretenimiento de una televisión privada en España, «La ruleta de la fortuna». En esa primera entrega el concurso tuvo como invitados a Ana Rosa Quintana, Juanjo Menéndez y Rafael Benedito. Desde 2006 lo presenta Jorge Fernández bajo el título de «La ruleta de la suerte». La buena mano de los concursantes va dirigiendo su destino al girar la ruleta y caer en según qué gajo –el negro que indica la quiebra es el más temido- pero lo más importante es la pericia y los conocimientos de los participantes.

Dinámico y con una mecánica sencilla, es el concurso diario más visto por la audiencia junto a «¡Boom!». Antena 3 se ha convertido en el hogar de los concursos, ya que, junto a los ya citados, en su programación también está «¡Ahora caigo!» y «Pasapalabra», que regresó a casa a mediados de mayo. Presentado por Roberto Leal y producido por Atresmedia Studios en colaboración con ITV Studios, es uno de los formatos más queridos por los espectadores que esperan su fase final, «El Rosco», una prueba en la que los concursantes tienen que demostrar reflejos, conocimiento y una gran experiencia en vocabulario. Adivinar la palabra que se esconde detrás de las 25 letras del abecedario es uno de los momentos televisivos más emocionantes para la audiencia, que también se pone a prueba.

«¡Boom!» merece una mención especial, ya que en julio del año pasado Los Lobos, tras más de dos años en el concurso y casi 500 programas compitiendo, lograron el mayor bote que se ha dado en la historia mundial de la televisión al lograr 6,6 millones de euros. Para celebrar tal proeza, se celebró un especial del programa en horario «prime time», que obtuvo un 28 por ciento de cuota de pantalla y 4.272.000 espectadores.

En octubre de 1993, Antena 3 estrenó dos de sus programas más señeros: «El juego de la oca» y «Lo que necesitas es amor». El primero fue dirigido y presentado por Emilio Aragón –que se consagró con este formato como uno de los mejores «showman» de nuestro país–, junto a Lydia Bosch y Patricia Pérez. Era un espectáculo total, ya que el popular juego de mesa cobraba vida en un grandísimo plató, divertido e imprevisible, en el que los dados y las casillas en las que caían los concursantes les sometían a pruebas como «Beso o tortazo» y «El barbero». La audiencia le respaldó ampliamente. Isabel Gemio, en una primera etapa, y después la bonhomía de Jesús Puente, enseñaron a los espectadores a buscar el afecto en «Lo que necesitas es amor». Durante seis temporadas, y en más de una ocasión seguido por más de seis millones de espectadores y un «share» del 40 por ciento, la emoción y el suspense lo ponían los sentimientos de los participantes, que acudían o bien a encontrar el amor o a recuperarlo.

Pocas sintonías de televisión han sido más pegadizas y recordadas como la de «Sorpresa, sorpresa». Durante seis temporadas, Isabel Gemio (estuvo en cinco) y Concha Velasco (en una) se convirtieron en unas hadas madrinas para cientos de españoles que cumplieron sus sueños gracias a la maquinaria del programa. Ahora parece fácil, pero entonces era una proeza, casi un milagro, que un fan compartiese escenario con Whitney Houston, que una niña recibiese en su salón al futbolista Fernando Redondo o que Marta Sánchez cantase en el bar ante la atónita mirada de un fan, además de tener al alcance de la mano a estrellas internacionales como Charlton Heston, Sophia Loren, Raquel Welch o Michael Jackson. Los espectadores reían, lloraban, se emocionaban… el cóctel de sentimientos era inmenso. «Lluvia de estrellas» también logró una gran acogida.

Se puede decir que fue el anticipo de «Tu cara me suena», ya que los participantes se presentaban a la audiencia con su atuendo habitual para, tras atravesar una cortina de humo, aparecer caracterizados como el cantante que iban a imitar. No faltó la versión infantil en la que dieron sus primeros pasos artísticos David Civera, Tamara y Ana Guerra.

La frase «Hoy viene a divertirse a “El Hormiguero”» se oyó por primera vez en Antena 3 en septiembre de 2011. Decir que el programa de Pablo Motos es de entrevistas es una definición reduccionista porque, aunque es cierto que el espacio gira en torno al invitado, tiene numerosas secciones en las que la prioridad es la originalidad. Con Trancas y Barrancas como animadores de lujo, en su haber está ser el único «talk show» que mima los contenidos de ciencia e investigación, además de pruebas espectaculares. Su prestigio ha sido el principal salvoconducto para que todas las estrellas de Hollywood que vienen a España a promocionar sus trabajos –entre ellas, su mayor fan, Will Smith– visiten el plató. Y en campaña electoral, dada su ascendencia entre los espectadores y su repercusión en términos de audiencia, han acudido los líderes políticos para demostrar que también son humanos.

Temporada tras temporada, «El hormiguero 3.0», además de ser líder en su franja horaria, y el programa de entretenimiento más visto de nuestra televisión, le ha dado numerosos «minutos de oro» (el pico más alto diario de audiencia).

Si «El Hormiguero 3.0» no para de crecer, tanto en la variedad de sus contenidos como en espectadores, «Tu cara me suena» no le anda a la zaga. Desde 2011, supera los 130 programas con holgura sin que nadie sea capaz de despojarle de la medalla de oro de los programas más seguidos en el «prime time» del viernes. Más de 72 famosos se han sometido al reto de imitar a cantantes e incluso a dibujos animados. Presentado por Manel Fuentes, son varios sus hallazgos: el primero, la elección del casting en el que se combina a cantantes profesionales, actores y humoristas. Así, está garantizada la calidad vocal de muchos de ellos, el atrevimiento y el humor. Entre los ganadores figuran Angy, Edurne, Ruth Lorenzo y Blas Cantó, entre otros. Y para la historia están algunas imitaciones de Arturo Valls, Santiago Segura, José Corbacho, Yolanda Ramos y Silvia Abril. No se puede obviar el trabajo de maquillaje, la puesta en escena y la contribución del jurado que en las últimas temporadas está formado por Àngel Llàcer, Carlos Latre, Lolita y Chenoa. Además de sus valoraciones, aportan humor y espectáculo.

En 2019, Antena 3 estrenó «La Voz» y sus versiones derivadas como «La Voz Kids» y «La Voz Senior», hasta entonces inédita en nuestro país. La cadena optó por dos emisiones semanales. Presentado por Eva González, que acompaña a los familiares, los concursantes tienen que superar varias fases: las audiciones a ciegas, las galas de asaltos y las batallas. Como novedades se incorporaron los bloqueos entre los «coaches» y los robos. El programa no se cierra a ningún estilo musical.

Tras las primeras ediciones, en las que los encargados de girar sus sillas y elegir a sus favoritos fueron Pablo López, Fonsi Nieto, Antonio Orozco y Paulina Rubio, ya se espera la próxima entrega con la incorporación de Alejando Sanz y Laura Pausini. Para «La Voz Senior» ya están calentando motores Orozco, David Bustamante, Rosana Arbelo y Pastora Soler. Y la responsabilidad de elegir al mejor cantante infantil en la próxima temporada recaerá en David Bisbal, Rosario Flores, Vanesa Martín y Melendi. Desterrado el «play back», todas las actuaciones son en directo. La calidad contrastada de los «coaches», que no dudan en compartir escenario con los miembros de sus respectivos grupos, no eclipsa a los verdaderos protagonistas: los aspirantes a labrarse un futuro en la música o, en el caso de los concursantes de «La Voz Senior», darse el gustazo de cantar en uno de los escenarios más grandes de la televisión.

Próximamente los espectadores se enfrentarán a un programa que dará mucho que hablar: «Mask Singer: adivina quién canta», con Arturo Valls. Considerado uno de los fenómenos del año en los eventos internacionales de televisión, los protagonistas son famosos (de los que no se sabrá la identidad) que actuarán disfrazados. Los integrantes del jurado son Ainhoa Arteta, José Mota, Javier Calvo y Javier Ambrosi, que acaban de estrenar en Atresplayer Premium «Veneno».

«Mask Singer: adivina quién canta» es la penúltima propuesta de Antena 3 para amenizar a los espectadores. Como apunta Ferreiro: «El entretenimiento es esencial para Antena 3 y para todas las cadenas lineales de cara al futuro. Géneros como el “talent” y los concursos siguen siendo competitivos en abierto porque generan un evento que el espectador quiere consumir en directo. El futuro de la cadena en el área de entretenimiento es seguir apostando por grandes formatos que triunfan en todo el mundo, innovar con los que sean nuevos y optar por géneros que sorprendan a la audiencia y aumentar sus horas en directo».