Desde mi punto de vista

Concejala del Ayuntamiento de Madrid del PP, la alternativa al Gobierno de Ahora Madrid. Me gusta opinar de todos aquellos temas que afectan a las personas que viven en Madrid y especialmente, en el Distrito de Tetuán.

  • Image

Noche de Brujas

true

Sobre el autor

Beatriz Elorriaga Pisarik

Licenciada en Geografía-Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Documentalista de profesión, inicié mi labor política como Directora del Centro Socio-Cultural “La Remonta” del Ayuntamiento de Madrid en los años 1989 y 1991. Más tarde fui Jefa de la Unidad de Cultura de los distritos de Tetuán y Centro y en 1995 me presenté, por primera vez a las elecciones municipales en Madrid. He sido Concejala Presidenta de los distritos de Tetuán y Fuencarral-El Pardo (1995-1999). Concejala-Delegada del Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid (1999-2003). Consejera de Familia y Asuntos Sociales (2003-2007) y Consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (2007-2008) de la Comunidad Autónoma de Madrid. Entre los años 2003 y 2015 he sido Diputada de la Asamblea de Madrid (Legislaturas VI, VII, VIII, IX) y Senadora por la Comunidad Autónoma de Madrid (2008-2015) en las Legislaturas IX y X. También he trabajado y trabajo dentro de mi partido político donde he sido Secretaria Ejecutiva de Acción Social del Partido Popular de Madrid (2008-2015). Actualmente soy Presidenta del Partido Popular del Distrito de Tetuán desde el año 2001.

Ante la celebración de las brujas, de los fantasmas y de los demás seres terroríficos: Halloween o la noche de las brujas, fiesta importada de culturas anglosajonas, que ha invadido nuestras costumbres y celebraciones del día de todos los Santos, una se plantea varias cuestiones. De justicia es reconocer su, bastante claro, origen celta, que le otorga una vinculación indiscutible con nuestra Península, pero no menos cierto es que hasta hace no tantos años, aquí no se celebraban semejantes fastos. Nos esperan días de botellones, a pesar del cambio del tiempo, fiestas de disfraces aterradores, cines con películas de miedo, y lo más amable, los pequeños recorriendo las casas de la vecindad con sus disfraces para conseguir dulces. Al final una fiesta más para estimular el consumo de la gente.

Mientras vivimos entretenidos con tanto festejo, el futuro del Centro de Madrid sigue siendo un auténtico quebradero de cabeza para todos los madrileños, que han tenido que constituir una Plataforma de afectados del Madrid Central. Es un auténtico caos del que nadie sale ileso en lo que a tranquilidad se refiere, todo son dudas, preocupaciones e incluso bulos. Al Grupo Municipal del Partido Popular nos llegan quejas y cuestiones a diario. La gente no puede permitirse cambiar de vehículo así como así, cuando lo manda la Alcaldesa ¿Es eso lo que pretende el gobierno municipal? ¿Cómo es posible que el “gobierno de la gente”, ese gobierno que no para de hablar de los problemas sociales, fuerce a los vecinos de Madrid a comprarse coches de más de 18.000euros? Muchos viven en zonas alejadas y se les hace muy complicado llegar a la ciudad si no es con vehículo privado y otros muchos lo necesitan para trabajar. El Gobierno de Carmena ha presentado un engorroso informe de 21 páginas que avalan el funcionamiento del Plan Madrid Central, disculpen si me sonrío al escribir esto, 21 páginas me parecen ridículas para el cúmulo de complicaciones y para el daño que van a provocar a los ciudadanos. Nadie sabe cómo funciona el asunto, tampoco si les van a multar, si pueden ir a visitar a sus familiares más cercanos, si las personas con discapacidad van a tener un tratamiento especial, nada, el Ayuntamiento no ha explicado nada, creo que o no lo tienen muy claro o van a tener que hacer tantas excepciones que al final habrá más que casos ordinarios. Mientras, Carmena, con su habitual estilo fantasioso e irreal, compara Madrid Central con la Ley Antitabaco, igual el hecho de fumar que intentar desplazarse para trabajar, llevar a tus hijos al colegio o a las personas mayores a un chequeo médico... En fin, una pena que el dinero de los madrileños se gaste de esta manera cuando las necesidades son infinitas y los medios limitados, si no que se lo pregunten a los vecinos de Vallecas o de Tetuán que siguen reclamando sus cámaras de seguridad, por las desagradables situaciones que les están tocando vivir a diario de ruidos, drogas e inseguridad. Manuela las va a instalar, pero en el Centro y con otros fines, no dónde realmente se necesitan. Ahí tenemos las prioridades de una Alcaldesa a la que, a pesar de lo que repite constantemente, poco le importa el bienestar y la tranquilidad de los madrileños. Para que luego nos hable de los “malestares urbanos”.

Al final, la Comunidad de Madrid ha tenido que requerir al Ayuntamiento para que declare nulo el protocolo de actuación que ha redactado ante episodios de alta contaminación sin haberlo presentado ante la Sección de Calidad del Aire de la Consejería de Medio Ambiente para su examen. Les da lo mismo, lo aprueban definitivamente en Junta de Gobierno y a otra cosa. Una vez más nuestra Alcaldesa toma decisiones en solitario y sin contar con nadie. Debe pensar que Madrid es un islote en medio de la mar al que no entra nadie. La palabra es incertidumbre para todos nosotros, para los miles de madrileños que viven en las ciudades de la periferia y se desplazan al centro de la capital de España, para las personas con discapacidad, para los comerciantes, para los médicos, para los veterinarios, para las personas mayores y así podríamos seguir y no tendríamos espacio suficiente. Al mismo tiempo, Inés Sabanés, Concejala responsable del Área de Medio Ambiente y Movilidad, sostiene que vayamos en bicicleta porque es muy sano y además porque todo va “viento en popa”, la cesión de BiciMAD está avalada por un informe de la asesoría jurídica municipal, informe realizado dos años después realizarse la compra de la empresa de alquiler de bicicletas por cierto. Esperemos que la querella que hemos presentado haga ver, de una vez por todas, la realidad de sus supuestamente inocentes decisiones y haga entender a los madrileños que lo único que les preocupa es su futuro personal y la implantación de su ideología.

Yo me pregunto ¿No tenemos bastante horror con lo que vivimos a diario sin tener que tener celebraciones importadas? No me refiero únicamente al panorama político que es el que es, con sus intolerancias, faltas a la verdad, proyectos electorales de partidos aspiran a ser “costaleros” de otros para lograr gobiernos no ganados en las urnas, me refiero también a la sociedad en general. Mientras que no seamos conscientes de que la situación actual nos afecta a todos y que todos debemos involucrarnos para lograr objetivos positivos, esto no cambiará. Vivimos una sociedad espectáculo, en la que impera la posverdad o la mentira emotiva, que impide al individuo tener criterio propio entre otras cosas por falta de información y por distorsión deliberada de la realidad. ¡Así estamos!

.

Últimas noticias