Incertidumbre en Francia

Por Luis Lorente

A menos una semana de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia si hay una palabra que define la situación esa es la incertidumbre. Los meses de campaña electoral han puesto de relieve una enorme volatilidad en el voto.

Empezamos 2017 con la victoria asegurada de François Fillon, candidato del centro-derecha en Francia. Todo parecía preveer que pasarían a segunda vuelta Fillon y la candidata de la ultraderecha, Marine Le Pen. Y que Fillon ganaría con cierta holgura la segunda vuelta. Entonces, salieron las supuestas implicaciones de Fillon y de su esposa en un caso de corrupción por los que François Fillon ha sido imputado.

En ese momento empezó a bajar en los sondeos, y el exministro socialista de economía de Hollande, Enmanuel Macron empezó a subir, y los sondeos indicaron durante los meses de febrero, y muy especialmente marzo que Macron y Le Pen se batirían en la segunda vuelta, con la victoria clara del exministro socialista, ahora candidato de En Marche, con más del 60%. Al mismo tiempo, Benoit Hammon, candidato “oficial” (que no oficioso, ya que numerosos dirigentes socialistas han expresado su apoyo a Macron) del PS se desinflaba en favor de su excolega en el gobierno, Macron.

Pero, vino el mes de abril, el mes de la campaña oficial, y mes en donde se va a celebrar la primera vuelta de las elecciones. Se produjo el “debate a 11”, con una muy buena actuación del izquierdista Melenchon, también exsocialista, candidato ahora del movimiento de extrema izquierda La France Insoumise. Melenchon empezó a subir en los sondeos, a costa de Hammon principalmente.

Tres institutos de opinión (Ipsos, Ifop, y BVA) han sacado en los últimos cuatro días sus sondeos. Tenemos a Macron y a Le Pen entre un 22%-23%, a Melenchon y a Fillon entre un 19%-20%, y ya Hammon con alrededor del 8% de intención de voto. Es decir entre los dos que se estima que van a pasar para la segunda vuelta y los dos siguientes hay una diferencia de entre 2 y 4 puntos. Y para añadir más incertidumbre, los tres estudios de opinión señalan que el porcentaje de indecisos actualmente está en alrededor de un 30%. Lo que es un montón a tan pocos días. Además se estima una participación electoral de en torno al 70%, cuando en las dos últimas elecciones presidenciales en Francia, en 2007 y 2012, la participación electoral en la primera vuelta fue del 83,77% y del 79,48% respectivamente. Es decir, que es muy probable que un % de electores que dicen que dudan de ir a votar acaben votando.

Macron y Le Pen tienen una ventaja de 3 puntos sobre los dos siguientes candidatos, con un alto índice de indecisos. El dirario The Economist que ha calculado mediante métodos estadísticos las probabilidades que tiene cada candidato de pasar a segunda vuelta, Macron y Le Pen tienen 2/3 de posibilidades de pasar y Melenchon y Fillon 1/3. Habrá incertidumbre esta semana. Puede haber sorpresas.