• 1

La ventana de la Asamblea

En este vídeoblog encontraréis todos los martes la actualidad de la Asamblea de Madrid, las decisiones más importantes que se adopten allí para mejorar la calidad de vida de los madrileños, la opinión del Grupo Parlamentario Popular y, por supuesto, incursiones en la vida política nacional.

  • Image

Los fuegos artificiales los pondrá la Ministra Montero

true

Sobre el autor

Enrique Ossorio

Madrileño por adopción nacido en Badajoz. Licenciado en derecho y funcionario de carrera que, desde hace más de 20 años, ha tenido la satisfacción de trabajar por el bien común en gobiernos del Partido Popular, tanto en la Comunidad de Madrid como en la Administración del Estado. Padre de familia numerosa, soy amante del arte, la historia y la música clásica.

El Gobierno de Pedro Sánchez adoptó el calificativo periodístico de “Frankenstein” como consecuencia de los apoyos parlamentarios tan diversos e incompatibles entre sí que se ensamblaron para su nacimiento, y que tuvo como colofón la moción de censura que derrocó al Gobierno del Partido Popular. Sin embargo, este ejecutivo es también “Frankenstein” debido a la estrategia del Presidente Sánchez de encajar en el mismo a varios ministros con el único objetivo de satisfacer a los diferentes barones territoriales del PSOE, sin tener presente la capacidad que se debería exigir para asumir una responsabilidad tan elevada como ser ministro de España.

En el caso de un departamento tan importante como el Ministerio de Hacienda, la sensibilidad territorial a atender era la de Susana Díaz, Presidenta de Andalucía. ¿Hemos tenido suerte los españoles? Bajo mi punto de vista, no.

Andalucía es una extraordinaria región con grandes potencialidades en todos los aspectos, en la que durante 40 años se han aplicado las políticas económicas socialistas sin contaminación alguna. El triste resultado es que ese territorio encabeza las estadísticas de pobreza, desigualdad, desempleo, temporalidad en el trabajo, abandono escolar prematuro y servicios públicos de reducida calidad. ¿Tiene sentido que una Consejera del gobierno socialista de Andalucía, con semejante palmarés de éxitos a sus espaldas, sea Ministra de Hacienda de España?

La actual Ministra ha sido una feroz partidaria desde siempre de reducir las competencias tributarias de las Comunidades Autónomas y, en especial, de subir los impuestos a Madrid. Nada más llegar al Gobierno de España sigue en sus trece y, además, pretende subir la fiscalidad del ámbito estatal para sostener el incremento de gasto que disparará el gobierno de Pedro Sánchez.

Respecto a la idea de reducir las competencias fiscales de las Comunidades en aras de una mal llamada “armonización”, cuando es simple y llanamente una subida de impuestos, hay que decir que supone un disparate en un partido como el PSOE que habla de federalismo y de modificar la Constitución para resolver el problema territorial. ¿Cómo se puede hablar de un Estado Federal, de una Nación de Naciones y, simultáneamente, pretender una reducción de las capacidades fiscales de las regiones? Es una incoherencia que produce irrisión.

Por lo que se refiere a los impuestos de la Comunidad de Madrid, esta región presenta una política económica de éxito que ha logrado con la tributación y la deuda pública más reducidas, una economía pujante que crea más puestos de trabajo, que resistió mejor la crisis y que ahora es la locomotora del empleo y la economía de España. Además, se han conseguido unos servicios públicos de la máxima calidad y unas inversiones en educación, sanidad y servicios sociales sin parangón en nuestro país. Es muy urgente que esas políticas se apliquen en Andalucía, para que el éxito de Madrid sirva de referente al gobierno andaluz y que esa región recupere los 40 años perdidos por la falta de ambición y el conformismo de sus gobernantes.

La nueva Ministra de Hacienda aplicaba en Andalucía impuestos confiscatorios en Sucesiones y Donaciones que han disparado la renuncia a las herencias y que lastran la situación de esa región de cara al crecimiento económico, el empleo y la recaudación que sostiene los servicios públicos. Esto es muy grave, pero es peor que ahora pretenda extender su particular infierno fiscal al resto de España y, de paso, subir los impuestos a los madrileños, porque no puede soportar sus continuos logros económicos y en los servicios públicos.

Dentro de la conmemoración del bicentenario de la publicación de la novela de Mary Shelley “Frankenstein”, el PSOE nos va a sorprender con una buena serie de festejos, parece que algunos de los fuegos artificiales más brillantes los veremos en materia de Hacienda.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias