Más de 65 millones para garantizar el empleo y los nuevos proyectos de la industria agroalimentaria de Castilla y León

Así lo anuncia el presidente Alfonso Fernández Mañueco durante su visita a la empresa Calidad Pascual, en Aranda de Duero (Burgos); y a la cooperativa Agropal, en Palencia

El presidente Alfonso Fernández Mañueco visita, acompañado del consejero Jesús Julio Carnero, Calidad Pascual
El presidente Alfonso Fernández Mañueco visita, acompañado del consejero Jesús Julio Carnero, Calidad PascualJcyl

La Junta de Castilla y León destinará más de 65 millones para mantener el empleo y garantizar los nuevos proyectos de la industria agroalimentaria. Así lo anunció el presidente Alfonso Fernández Mañueco durante una visita a la planta de la empresa Calidad Pascual, en la localidad burgalesa de Aranda de Duero; y a la cooperativa Agropal, en Palencia.

El jefe del Ejecutivo autonómico explicó que la convocatoria de ayudas de la Consejería de Agricultura, Ganadería para apoyar las inversiones a este sector vital para la economía regional destinadas al mantenimiento de los puestos de trabajo, que contaba, en un principio, con 35 millones, se ampliará hasta los 65 millones con objeto de priorizar aquellos proyectos de inversión que apoyen a trabajadores afectados por la situación derivada del Covid-19

En esta iniciativa, las subvenciones podrán alcanzar los 640.000 euros para aquellos proyectos de inversión valorados entre 1.000.000 y 2.000.000 euros. Para proyectos de más de 2.000.000 euros, la ayuda máxima será de 1.100.000 euros, pudiendo alcanzar un máximo de 3.000.000 euros en los casos de reincorporación de trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a raíz del coronavirus.

También se destinarán 4.059.138 euros para apoyar inversiones en el sector forestal, de los cuales 3.059.138 euros también contemplarán entre sus criterios de priorización la protección del empleo afectado por la crisis provocada por el Covid-19, mientras que el restante millón de euros cubrirá la resolución de la convocatoria de 2019 pendiente de resolver.

Estas cantidades están cofinanciadas con fondos Feader (53 por ciento), Gobierno central (14,1 por ciento) y la Junta de Castilla y León (32,9 por ciento).

A lo largo de su visita a la planta de Calidad Pascual, en cuyo complejo de Aranda se recibe al día más de un millón de litros de leche, Fernández Mañueco pudo conocer de primera mano cómo esta compañía, desde el inicio de la crisis del coronavirus y ante la falta de material sanitario, ha dedicado parte de sus instalaciones a fabricar pantallas de protección, salva-orejas y válvulas para respiradoras con impresoras 3D, para ayudar a mitigar los efectos provocados por la pandemia del Covid-19.

Fernández Mañueco conoce los materiales de protección sanitaria fabricados en Calidad Pascual
Fernández Mañueco conoce los materiales de protección sanitaria fabricados en Calidad PascualJcyl

Así, han impreso más de 500 pantallas de protección y alrededor de 300 salva-orejas que han sido repartidas en hospitales, residencias, etc. a través de Protección Civil. Cada pantalla de protección tarda 1 hora y 45 minutos en imprimirse y cada salva-orejas, 1 hora.

También han fabricado ya más de 30 válvulas para adaptar máscaras de bucear y conseguir crear respiradores. Cada válvula tarda en imprimirse alrededor de 7 horas e irán destinadas a hospitales de La Ribera. La compañía, asimismo, se ha puesto a disposición del Gobierno y de las autoridades autonómicas y locales para colaborar en lo que sea necesario.

El presidente de la Junta agradeció la labor de los trabajadores de esta planta, en los que ha querido personificar el reconocimiento al esfuerzo y trabajo de toda la industria agroalimentaria de la Comunidad.

Por su parte, el presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual Gómez-Cuétara, destacó la colaboración del Gobierno regional “en un momento en lo que lo más importante es garantizar la salud y el empleo”. Asimismo, indicó que este sector “se ha puesto de moda”, ya que “se ha demostrado que es básico y necesario” y con este tipo de ayudas “nos ofrece esa tranquilidad tan necesaria en estos momentos”.

Apoyo al sector cooperativo

Durante su visita a uno de los centros productivos de Agropal, una de las diez cooperativas de primer grado con mayor facturación de España, el presidente de la Junta resaltó que las cooperativas son una pieza esencial del mundo rural de Castilla y León y en estos momentos de dificultad están mostrando su fortaleza para sortear las dificultades desde la unión, así como su importante contribución a la producción y abastecimiento de alimentos a la población con regularidad y con los más altos estándares de seguridad y calidad.

Por todo ello, el presidente Fernández Mañueco ha agradecido hoy, durante su visita a Agropal -dedicada a la clasificación y procesado de legumbres, elaboración de semilla certificada, transformación de cereales, piensos, deshidratado de alfalfa, transformación cárnica y producción de quesos-, el compromiso con Castilla y León y el enorme esfuerzo que están realizando en estos momentos tan complicados, así como el trabajo desarrollado por los trabajadores de la cooperativa.

Ante la actual situación de emergencia sanitaria, el Gobierno regional también está facilitando equipos de protección individual a las cooperativas (mascarillas, guantes, gafas, batas, buzos, gel hidroalcohólico) para que puedan seguir desempeñando la actividad esencial de proporcionar alimentos a la población.

Importancia de estas entidades para el tejido industrial

El movimiento cooperativo factura en Castilla y León más de 2.500 millones de euros al año, cuenta con 44.650 socios cooperativistas y genera más de 3.500 empleos en la economía autonómica. La Junta apoya a este sector con cinco instrumentos: la nueva Ley de Cooperativas Agrarias de Castilla y León, en cuya elaboración participó activamente Urcacyl (Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León), que asocia a 140 cooperativas, que en volumen de facturación supone el 80 por ciento de toda la facturación de cooperativas de Castilla y León.

En segundo lugar, con el “Plan estratégico del cooperativismo agroalimentario de Castilla y León 2019-2023”, elaborado por las cooperativas, a través de Urcacyl, y que será la hoja de ruta para la Junta de Castilla y León. Entre otros objetivos, se conseguirá incrementar el volumen de negocio cooperativo en un 40 por ciento, para llegar a 3.600 millones de euros, el número de socios jóvenes y también de mujeres, los servicios a los socios y se estima que se van a duplicar los proyectos de investigación e innovación.

En tercer lugar, apoyando las fusiones y las integraciones de cooperativas y, por último, fomentando las Entidades Asociativas Prioritarias. Actualmente hay 38. Todos los jóvenes que se incorporen a este tipo de cooperativas tienen beneficios en las ayudas de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.