SOS de los hoteles de Castilla y León

Carlos Díaz, presidente de los empresarios del sector, alerta en LA RAZÓN de que sin ayudas directas para dar liquidez, bonificaciones fiscales o la prolongación de los ERTE hasta junio, el sector quebrará

El sector hotelero de Castilla y León, que emplea a más de doce mil personas de forma directa, se encuentra al borde la quiebra, y lanza un SOS a las administraciones para que les ayuden a salir de la delicada situación en la que se encuentran.

La crisis sanitaria del coronavirus que ha derivado en otra económica y social aún por determinar, aunque ya se está detectando su alcance en muchos gremios, se puede llevar por delante más pronto que tarde a muchos hoteles de nuestra Comunidad, que se encuentran con la soga al cuello al carecer de ingresos porque no tienen clientes pero sí muchos gastos que ya no pueden afrontar después de siete meses de lucha.

Los empresarios advierten de que apenas llegan a un 20 por ciento de ocupación en sus establecimientos, que oscila entre el 34 por ciento de algunos hoteles y el 14 de otros, y que por ello tampoco pueden rescatar de los Expedientes de Regulación Temporal (ERTE) a sus trabajadores. Al respecto, la Asociación de Hoteles de Castilla y León estima que al menos el 60 por ciento de los empleados están sin trabajar e inmersos en un ERTE.

Ante esta situación, y en plena negociación del Gobierno con los empresarios para renovar las ayudas a los ERTE más allá del 30 de septiembre, que ya encara su recta final, el sector hotelero pide que se prorroguen como mínimo hasta mediados de 2021, que se exima a las empresas de la carga de las cotizaciones a la Seguridad Social del personal que sigue inactivo y que se facilite y flexibilice la entrada y salida de los trabajadores en función de las necesidades de cada momento.

“Si queremos que los hoteles sobrevivan y no tengan que echar el candado para siempre es necesario que se tomen estas medidas porque la actividad que tienen en estos momentos ya no es ni siquiera suficiente para cubrir los costes y gastos de mantenimiento que generan”, advierte a LA RAZÓN Carlos Díaz, presidente de la Asociación Regional de Hoteles, quien, además de la prolongación de los ERTE hasta el próximo verano, demanda igualmente bonificaciones fiscales y ayudas directas al sector para dar liquidez inmediata a los empresarios.

Temor al cierre de Madrid

El propietario del Hotel AC Zamora está preocupado también porque las perspectivas son poco halagüeñas y muy desalentadoras, ya que aparte del “catastrófico” verano que han tenido el mes de octubre ya le dan por perdido debido a la situación de la pandemia en España, pero especialmente en Madrid, que es el principal cliente de Castilla y León. “Casi seis de cada turistas que vienen a nuestra Comunidad proceden de Madrid y si cierran la Comunidad madrileña como está pensando el Gobierno perderemos lo poco que nos queda”, avisa el presidente de los empresarios hoteleros, quien explica que el perfil del escaso cliente que tienen ahora es de empresa, y que ya han perdido a los clientes culturales y de ocio, al deportivo, o el familiar debido también al inicio del curso escolar e incluso a las personas mayores que se apuntaban a los viajes del Imserso y que también ha hecho mucho daño y no solo este año sino también de cara al futuro, ya que el programa ha desaparecido.

Todas estas medidas las pondrá la Asociación encima de la mesa en el encuentro que van a mantener en la primera semana de octubre, con fecha aún pro concretar, con responsables de las Consejerías de Economía y Hacienda y de Cultura y Turismo que dirige Carlos Fernández Carriedo y Javier Ortega, respectivamente, a quienes trasladarán su inquietud por la situación del sector hotelero y reclamarán también medidas urgentes en el ámbito de sus competencias para reactivar un gremio “gravemente perjudicado” por esta crisis sanitaria que parece no tener fin y que amenaza con la ruina a cientos de empresarios y con el paro de miles de trabajadores.

En este sentido, deja entrever cierto malestar con la política llevada a cabo por la Junta en esta pandemia, “más preocupada -dice- por la transparencia sanitaria que por la situación económica de las empresas”, y por ello pedirán en este encuentro que “rescaten” al sector con ayudas directas y fiscales, la prórroga de los ERTE como están haciendo en otras regiones, entre las que Díaz menciona a Canarias o Andalucía, pero también con el diseño conjunto de un nuevo plan turístico y económico y fiscal que reactive al sector.

En este sentido, insiste en que la actividad en estos momentos no existe, y eso a pesar de que el 80 por ciento de los hoteles están abiertos, lo que aún es peor, dice, “porque nos estamos repartiendo las miserias”.