Fin de fiesta con una gala inolvidable de la Seminci

Se entregan los premios con una distancia de seguridad

La 65ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) ha finalizado este sábado con una gala atípica, al igual que todo el festival debido a las circunstancias sanitarias, aunque ha logrado mantener la presencialidad con medidas como la reducción de aforos al límite permitido.

Dirigida por Alex O’Dogherty, Eva Marciel y Elena Sánchez, la gala de clausura se ha celebrado en un Teatro Calderón a menos de un tercio de su capacidad, como ha ocurrido en todas las proyecciones, galas, ruedas de prensa y otros eventos de una Seminci que ha finalizado con la entrega de premios a una distancia de seguridad.

“La cosa solo puede mejorar”, han comenzado cantando la banda y el presentador en una ceremonia que, como ha sido habitual esta semana, ha tenido que adelantar el horario previsto a causa del toque de queda impuesto en Castilla y León a las 22 horas.

Los premiados que han acudido a Valladolid han subido al escenario ya con las esculturas entre sus manos, una medida más para evitar contagios de una edición en la que, a pesar de las circunstancias, se han proyectado en las salas 150 películas en ocho días.

Otros premiados como la directora húngara Lili Horvát, galardonada con la Espiga de Oro y el Premio Pilar Miró al Mejor Nuevo Director por “Preparations to be together for an unknown period of time”, han delegado en la distribuidora de la cinta la asistencia a la gala, al no poder acudir a España por la restricción de movilidad entre países.

De hecho, la persona que más veces ha pisado el escenario ha sido el productor y distribuidor Daniel Bajo, quien ha recogido los premios destinados a Horvát y su película, y el Premio Ribera del Duero al Mejor Director de Ivan Ostrochovský, por “Servants”.Prácticamente la totalidad de los condecorados han agradecido en sus discursos a la organización del festival por decidir celebrarlo de manera presencial, y han defendido que “la cultura es segura”.

También han protagonizado la gala los vídeos de los premiados que no han estado presentes, como el de la actriz Natasa Stork, por su papel en “Preparations to be together for an unknown period of time”, quien ha definido a la cinta ganadora de a Espiga de Oro como “un proyecto extraordinario e inspirador”.

Igual ha sucedido con Shai Avivi, premiado como mejor actor por su papel en “Here we are”, quien en un vídeo ha celebrado que el “idioma del corazón traspase fronteras físicas, lingüísticas y hasta las restricciones del coronavirus”.

Arab y Tarzan Nasser, directores de “Gaza mon amour”, han recibido en persona la Espiga de Plata y el Premio Miguel Delibes al Mejor Guión, “un orgullo obtener el premio que lleva el nombre de un gran escritor”."No ha habido ningún brote comunicado de ningún caso en ninguna sala de cine en todo el país, es un lugar seguro", ha defendido el presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, quien ha entregado la Espiga de Plata.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, quien ha acudido a la gala, ha resaltado en su perfil de Twitter la “proeza” que supone “poner en pie y mantener esta edición”, lo que ha considerado “una muestra de compromiso con la cultura y con el cine”.

La gala ha finalizado con la proyección de la película francesa “Un triomphe”, del cineasta Emmanuel Courcol, un filme incluido en Sección Oficial fuera de concurso que cuenta la historia de un actor que da clases de teatro en un centro penitenciario y consigue representar la obra “Esperando a Godot” de Samuel Beckett, en varios teatros fuera de la cárcel.

La próxima edición de la Seminci se celebrará entre el 22 y el 29 de octubre de 2021, según ha anunciado el director del festival, Javier Angulo, y contará con Argentina como país invitado.