Castilla y León llega a Navidad con una tasa de incidencia a la baja pero con cautela

Desde el Gobierno autonómico apelan a la prudencia y la responsabilidad individual y por ello se mantienen las medidas de Plan previsto para estos días festivos

Palencia es la ciudad que peor situación epidemiológica presenta de la Comunidad, con una incidencia de 417 casos por cada cien mil habitantes a catorce días
Palencia es la ciudad que peor situación epidemiológica presenta de la Comunidad, con una incidencia de 417 casos por cada cien mil habitantes a catorce díasalmudena alvarezEFE

Castilla y León llega a Navidad en una situación más o menos estable en cuanto a la lucha contra el coronavirus y esperando con los brazos abiertos a las vacunas que llegarán este fin de semana y empezarán a suministrarse el domingo de forma testimonial, y a partir del miércoles 30 de manea más extendida a la población diana de esta primera fase. los sanitarios y residentes.

La Comunidad afronta esta Nochebuena con una tendencia a la baja en la tasa de incidencia acumulada a catorce y siete días que se ha situado en los 169 y 83 casos por cada cien mil habitantes, respectivamente; con todas las provincias, excepto Burgos, con 267 y 123, y Palencia, con 417 y 194, por debajo de los 200 y cien positivos a catorce y siete días.

La situación epidemiológica ha mejorado ostensiblemente desde mediados de noviembre que empezaron a endurecerse las medidas de restricción, tanto de la movilidad, como de limitación e incluso prohibición de apertura de establecimientos de hostelería, centros comerciales y gimnasios, e incluso de reunión de personas para contener a un virus letal y contagioso que a mes y medio de Navidad estaba desbocado.

Pero pese a estas buenas sensaciones, desde el Gobierno autonómico tienen claro que hay que seguir insistiendo en las medidas establecidas en este caso para el Plan de Navidad como el del cierre perimetral, toque de queda y reunión de personas, pero también de higiene de manos, uso de mascarilla y distancia social, colocación en zig zag en la mesa, con el objetivo de evitar una tercera ola en enero que sería “devastadora” en lo sanitario, económico y social. Los datos de los últimos días revelan un estancamiento en el descenso de los contagios y ligeros repuntes en municipios importantes como Palencia, León, San Andrés del Rabanedo, Laguna de Duero o Ponferrada, entre otros. Por ello, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, insiste en la necesidad de extremar las precauciones estos días tan familiares, especialmente hoy y mañana, porque podría peligrar la Nochevieja.

“El nivel actual de restricciones es suficiente aunque siempre se puede valorar un cambio en función de la evolución de la incidencia y los indicadores de riesgo acordados”, recordaba este miércoles el vicepresidente Francisco Igea, tras el Consejo de Gobierno.