España

La Policía desarticula en Burgos un grupo de aluniceros que operaba en varias provincias

Robaban en tiendas de telefonía despues de forzar la entrada con mazas o automóviles robados

Sucesos.- Siete detenidos en Valladolid por golpear a una menor para llevarse sus auriculares y cinco euros
Un coche patrulla de la Policia Nacional. POLICÍA NACIONAL. 12/06/2020 POLICÍA NACIONAL.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una bandal de aluniceros al detener, in fraganti, a cuatro individuos que acababan de violentar una tienda de telefonía en el interior de un centro comercial de Burgos, en donde se apoderaron de 77 terminales móviles de alta gama y seis tabletas. Los detenidos viajaban a bordo del mismo vehículo que habían utilizado durante la madrugada anterior para cometer un robo con fuerza similar en la ciudad de Albacete, lo que demuestra la gran capacidad de desplazamiento por todo el territorio nacional de esta organización. Hasta el momento, se les ha podido imputar un total de 24 robos con fuerza mediante alunizaje y 19 sustracciones de vehículos.

Las investigaciones, que se prolongaron durante meses, se iniciaron cuando los agentes se percataron de la existencia de un grupo criminal especializado en robos con fuerza en establecimientos de telefonía, ubicados tanto en centros comerciales como en la vía pública, y repartidos por todo el territorio nacional.

Sus intervenciones delictivas presentaban un patrón común, que consistía en fracturar los acristalamientos o persianas de los establecimientos mediante el uso directo de vehículos o de mazas y picos. Obtenían, de esta manera, cuantiosos beneficios de manera rápida y sencilla.

Utilizaban vehículos robados de gama media como ariete. Para la huida, sin embargo, utilizaban turismos de gran cilindrada y de mayor volumen, también sustraídos, los cuales aparecían posteriormente rociados en su totalidad con extintores con el fin de borrar los vestigios biológicos que pudieran ser hallados en la inspección ocular técnico policial. Estos vehículos portaban matrículas sustraídas que, en ocasiones, iban sobre la placa original del vehículo.

La organización realizaba labores previas de captación de información de los lugares donde iban a cometer el robo, analizaban los vehículos a utilizar y llevaban a cabo la sustracción de los mismos. De manera previa a la intervención que provocó el arresto de los cuatro miembros de la banda en Burgos, ya habían llevado a cabo otro hecho similar en la misma ciudad tan solo 20 días antes. En esa ocasión, en apenas un minuto y medio, se apoderaron de 122 teléfonos de gama alta valorados en más de 82.000 euros.

En total, este grupo criminal cometió 24 hechos delictivos similares en las provincias de Albacete, Almería, Burgos, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Huesca, La Rioja, Málaga, Murcia, Navarra y Zaragoza.

Tres de los cuatro detenidos han ingresado en prisión y el cuarto ha quedado en libertad ya que carecía de antecedentes.