Coronavirus

Benavente marca el rumbo hacia la modernización de los servicios sociales en Castilla y León

La consejera Isabel Blanco visita la Residencia “Los Valles” de esta localidad zamorana, que implanta un sistema de alerta para controlar a usuarios que se desorientan y avanza en la teleconsulta sanitaria

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, presenta un nuevo proyecto de digitalización residencial en el marco de Dependencia 5.0, en la Residencia Mixta Los Valles de Benavente.
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, presenta un nuevo proyecto de digitalización residencial en el marco de Dependencia 5.0, en la Residencia Mixta Los Valles de Benavente.JL LealAgencia ICAL

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, Castilla y León siguen dando pasos firmes hacia adelante en su objetivo de modernizar los servicios sociales y mejorar la atención que se presta principalmente a las personas mayores o con discapacidad que viven en residencias.

En este camino hacia la Dependencia 5.0, que ya se inició hace unos meses con la mejora de la conectividad entre residentes y sus familias a través de redes wifi instaladas en los centros residenciales -una iniciativa que con el confinamiento se ha demostrado como imprescindible y vital para que los mayores no se sintieran solos-, y que ha permitido una mejor coordinación entre distintos centros y con la Administración autonómica.

Pero ahora el Gobierno de Castilla y León quiere seguir avanzando en este ámbito y tiene en marcha dos proyectos piloto en la residencia Mixta “Los Valles” de la localidad zamorana de Benavente, que van a dar un nuevo impulso y favorecer la calidad de vida y bienestar de los usuarios de las residencias.

El primero de estos proyectos tiene que ver con el denominado como “control de errantes”, que consiste en una pulsera que se coloca al usuario en la muñeca y que permite monitorizar y hacer un seguimiento de las personas que tienen facilidad para desorientarse, sobre todo los que padecen alzheimer. Así, si alguna de las estas personas se pierde y accede a alguna estancia en la que no debe estar salta una alarma que advierte de este hecho y, en tiempo real, da a conocer el lugar exacto donde se encuentra el usuario y ayudarlo lo más rápido posible.

El segundo de los proyectos piloto que están en marcha en esta residencia benaventana tiene que ver con la interconexión entre la residencia y el hospital de referencia. En este sentido, se está probando en Benavente una plataforma para extender la red interna de la Junta que permitirá conectar los sistemas de gestión de la propia residencia y los de salud, de tal forma que se podrán realizar consultas sanitarias sobre algún residente también en tiempo real. Y en caso de que un usuario requiriese acudir al hospital, el sistema permitirá igualmente facilitar al profesional en el momento toda la información e historial social y clínico del paciente.

“Las ventajas de este formato son múltiples; por un lado se evitan desplazamientos innecesarios al centro sanitario, ya que el residente (en este caso, de Benavente) puede ser atendido a distancia por el doctor de su hospital de referencia (el Complejo Asistencial de Zamora) sin tener que acudir a la capital”, destacaba la consejera, para quien ambos proyectos suponen una “clara apuesta” de modernización de los servicios sociales de Castilla y León al facilitarse en el día a día la comunicación de las personas mayores con sus familias.

Blanco aseguraba también que ambos proyectos están enmarcados en el nuevo sistema de atención a la Dependencia 5.0, que está impulsando el Gobierno que lidera Alfonso Fernández Mañueco, basado en la investigación, desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías a los cuidados individualizados de larga duración a las personas con necesidades de apoyo, ya sea en centros residenciales o en su propio domicilio, para mejorar la calidad en la atención y su bienestar.

Igualmente, los dos proyectos se financiarán con estos recursos procedentes de la Unión Europea, con el reto de extender la digitalización a todos los centros de atención a mayores y de día, de menores, y unidades de valoración de Castilla y León, con la meta final de implantar estas funcionalidades tecnológicas en toda su red, integrada por casi un centenar instalaciones.

La inversión prevista en esta ampliación es de 1,8 millones de euros que sumados a los tres millones ya invertidos en una primera fase suman casi cinco millones de euros para acelerar dicha modernización de los servicios sociales.

Para su despliegue, Castilla y León aprovechará las posibilidades que brindan los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, claves para afianzar esa apuesta por la calidad en la atención social, avanzar en la digitalización de los procesos de atención, mejorar las herramientas de información y comunicación, implementar nuevas tecnologías y desarrollar ayudas técnicas que promuevan la autonomía y refuercen la dignidad de las personas vulnerables.

Al margen de estos proyectos de implementación de las nuevas tecnologías al servicio del mayor, la residencia mixta “Los Valles de Benavente” también va a recibir una inversión de tres millones de euros para modernizar sus instalaciones. Con ello se pretenden adaptar seis unidades de convivencia con entre 12 y 16 residentes en cada uno de estos módulos, además de acometer mejoras en el comedor y otras zonas comunes. Objetivo: adaptar las residencias para que se parezcan cada vez más a los hogares y que los residentes puedan sentirse como si estuvieran viviendo en su propia casa.