Asaja alerta de una nueva plaga de topillos en Tierra de Campos

La organización reclama a la Junta que active todas las medidas para que el problema no vaya a más

Las parcelas de Tierra de Campos están llenas de huras de topillos
Las parcelas de Tierra de Campos están llenas de huras de topillos FOTO: Asaja

Los topillos están de vuelta a los campos vallisoletanos. Es la alerta que ha lanzado la organización profesional Asaja quien ha informado de que varias hectáreas en la zona de Tierra de Campos se han visto afectadas por estos animales, entre finales de noviembre y principios de diciembre, y problema va a más.

“Estos voraces animales ya han arruinado numerosas parcelas de colza, trigo y vezas principalmente. En las peores, las pérdidas rozan el 80 por ciento mientras que en el resto, oscilan entre el 30 por ciento y el 70 por ciento de daños”, se señala a través de un comunicado.

En un momento muy difícil para el campo, con unos costes de los insumos disparados, estos animales están arruinado los cultivos recién nacidos. El caso de la colza es especialmente desolador. Un cultivo que tiene unos costes se producción muy elevados y que ahora es imposible resembrar, debido a que ya se ha pasado la época de siembra. Las pérdidas para los agricultores, cuyas explotaciones están al límite, son muy elevadas.

ASAJA pide que la Junta de Castilla y León tome medidas urgentes para atajar esta plaga que puede convertirse, si no se actúa, en un problema no solo para los agricultores, si no de salud pública para las personas.

La zona norte de Valladolid es la zona más afectada. Poblaciones de Tierra de Campos como Cuenca de Campos, Villalón, Fontihoyuelo, Villabaruz de Campos son las que han registrado más daños de estos roedores y por ello desde ASAJA insiste por experiencia, en que es fundamental actuar con celeridad y ahora que estamos a tiempo de que no se convierte en un problema más grave.

Desde esta organización se denuncia que los agricultores se han quedado sin herramientas para defenderse de estos animales. “Los productores vallisoletanos no pueden usar rodenticida, realizar quemas controladas o arar por la situación del campo en esta época. La única que puede hacer algo es la administración regional, a la que piden que no deje abandonados a su suerte a estos agricultores que han invertido tanto dinero para sacar adelante unas cosechas de calidad y seguras”, indican.

La preocupación entre los agricultores es máxima y crece cada día, al ver impotentes como el número de animales crece exponencialmente. ASAJA reclama también a Agroseguro agilidad en las peritaciones para que los partes de daños se resuelvan lo antes posible.