Villarig: “En un Gobierno monocolor Casado no hubiera durado este tiempo”

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Castilla y León asegura que el debate sobre la atención primaria y el sistema sanitario en general “va a tener mucho recorrido”

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante una última reunión con el presidente del Colegio de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante una última reunión con el presidente del Colegio de Médicos de Castilla y León, José Luis Díaz Villarig FOTO: R.Vatero Agencia ICAL

El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León y dirigente del Sindicato Médico, José Luis Díaz Villarig, ha aplaudido el cambio al frente de la Consejería de Sanidad y ha considerado que “en un gobierno monocolor, no un gobierno de coalición, la consejera (Verónica Casado) no hubiera durado este tiempo ni muchísimo menos”.

En una entrevista telefónica con la Agencia EFE, tras su primera toma de contacto con el nuevo consejero, Alejandro Vázquez (PP), Villarig ha preferido no desvelar lo que ha hablado durante estos últimos meses con el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, aunque ha añadido que con su “desautorización absoluta” a Casado el pasado septiembre dejó claro lo que pensaba: “no hace falta que me dijera nada, lo plasmó indudablemente en ese acto”.

Con estas palabras Villarig se ha referido al momento en el que el Grupo Popular, con el mandato de Mañueco, votó en las Cortes de Castilla y León junto al PSOE una iniciativa que pedía a la propia Junta paralizar la reforma de la atención primaria promovida por Verónica Casado, lo que en aquel momento generó tensiones entre los dos socios de Gobierno, encabezados por el propio Mañueco (PP) y Francisco Igea (Cs).

Sobre la abrupta finalización de la legislatura y la convocatoria de elecciones en este momento, con la sexta ola de la pandemia encima, Villarig ha afirmado que “la situación que se ha dado es una situación prevista por las circunstancias de las últimas semanas”, a la vez que ha defendido que “el sistema sanitario sigue funcionando, con unas estructuras que son las mismas (...), ha cambiado la cabeza y la gerencia regional, pero yo creo que ha cambiado para bien”.

“Era de dominio público que iba a pasar algo y ha pasado”, ha resumido sin querer entrar en consideraciones políticas sobre las motivaciones de Mañueco para adelantar estas elecciones, convencido de que la relación de las organizaciones que dirige con la anterior consejera ha sido “lamentablemente la peor en todos los muchísimos años” que lleva al frente de estas entidades representativas de los médicos. “No ha habido consenso de ningún tipo”, ha sostenido.

Por contra, está seguro de que el nuevo consejero va a cambiar esa situación y, aunque previene de que “hay que ver los actos también”, ha considerado que su “gran experiencia en la gestión sanitaria” y por tratarse de una “persona de diálogo absoluto con todo el mundo”, pueden darse condiciones “muy positivas para los ciudadanos”, a la espera de lo que ocurra finalmente en las elecciones del 13 de febrero.

De cara a la campaña electoral y la elaboración de los programas electorales, Villarig ha expresado que entrarán en contacto con los diferentes partidos para realizar aportaciones y ver qué plantean para el futuro de la sanidad en esta Comunidad y que en su opinión debe basarse en el acuerdo de todas las partes involucradas: “No es ni lo que diga yo ni lo que diga el de al lado, hay que mirar por el bien de los ciudadanos”, ha resumido.

Preguntado por si ve factible el compromiso del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, acerca de la apertura de los consultorios locales, Villarig ha distinguido entre el momento actual, marcado por la pandemia y por la cercanía de las elecciones, y el futuro, que será cuando habrá que hablar de este tipo de cuestiones.

“Llevado como se estaba llevando, esto iba al caos. Hay que tomar determinaciones importantes, con el consenso de todo el mundo (...) porque el sistema claro que tiene problemas”, ha dicho, mientras que en el corto plazo ha reconocido que “todo es relativo”: “Si quiero abrir un consultorio para que no haya nada allí o que haya una mesa y dos sillas, es que eso no es asistencia sanitaria”.

En su opinión, este debate sobre la apertura o no de los consultorios, está condicionado porque conviven dos sistemas, uno del “siglo pasado”, en el que los médicos vivían en cada pueblo y atendían un consultorio local, y el otro, desde hace 40 años, basado en la existencia de centros de salud.

“¿Cómo tienen que convivir estos dos sistemas? Pues para eso nos tenemos que sentar. Vamos a ver de qué manera cambiamos, reformamos o reorganizamos o como lo queramos llamar un sistema sanitario en el que todo el mundo más o menos esté de acuerdo”, ha apostillado.

Sin embargo, se ha preguntado: “¿Va a ser la misma asistencia la que recibe alguien que vive en lo alto de una montaña en Las Hurdes o en Riaño, que la de alguien que vive en Valladolid? Pues no...pero hay que hacer todo lo posible para que todo el mundo tenga una muy buena asistencia sanitaria”.

En cualquier caso, ha dado por hecho que este debate sobre la atención primaria y el sistema sanitario en general “va a tener mucho recorrido” y no se abordará en los próximos dos meses, marcados por las elecciones.