Elecciones Castilla y León

Vox se reafirma en su idea de gobernar con el PP en Castilla y León

El procurador electo por Valladolid, Juan García-Gallardo, insiste en que quieren el mismo trato que se le dio a Ciudadanos la pasada legislatura

Juan García-Gallardo ha participado junto a otros procuradores de Vox este viernes en la tractorada celebrada en Valladolid para pedir precios justos para el campo
Juan García-Gallardo ha participado junto a otros procuradores de Vox este viernes en la tractorada celebrada en Valladolid para pedir precios justos para el campo FOTO: Vox La Razón

El procurador electo de Vox por Valladolid, Juan García-Gallardo, se ha reafirmado este viernes en su idea de gobernar con el PP en Castilla y León.

“Lo defenderemos hasta el final”, decía el político y abogado burgalés tras retirar junto a sus compañeros de partido las credenciales como procuradores electos, en un claro aviso al PP sobre sus intenciones de gobernar en solitario cuando los números no le dan y necesita de la abstención de Vox o del PSOE, algo que a día de hoy, en palabras de unos y de otros, está más que complicado.

Gallardo tiene claro que los votos de Vox valen lo mismo que los de Ciudadanos, que en la pasada legislatura, con 12 escaños, uno menos que los de Santiago Abascal el pasado 13 de febrero, consiguieron la presidencia de las Cortes, la vicepresidencia de la Junta y cuatro consejerías (Sanidad, Cultura y Turismo, Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior y Empleo e Industria, además de la portavocía del Gobierno regional).

“No queremos más que nadie pero tampoco menos”, apunta el candidato de Vox a la Junta, que desde comenzara la campaña electoral siempre avisó de que no regalarían sus votos al PP a cambio de nada y que su posible apoyo a los populares solo se llevaría a cabo para cambiar el rumbo de la Comunidad, y ese giro solo pasa porque puedan entrar en el Ejecutivo.

Si bien García-Gallardo mantiene su mano tendida al PP para seguir negociando la composición de la Mesa de las Cortes y del Gobierno de la Comunidad e insiste en que lo hará con responsabilidad pero también defendiendo a los castellanos y leoneses que les han votado.

En el PP ha comenzado la segunda fase de las negociaciones que limita ya a Vox, Soria ¡Ya! y la Unión del Pueblo Leonés, aunque con matices y dejando fuera la ambición leonesista de una Región Leonesa, con el objetivo de llegar a un acuerdo con estas formaciones que permita aprobar un programa de legislatura y a Mañueco gobernar en solitario.

El candidato popular dice que es optimista, pero lo cierto es que no cuenta con mayoría y necesita para ser investido que o bien el PSOE o bien Vox les apoyen con su voto a favor o absteniéndose. Y tiene claro también que las circunstancias en esta legislatura son distintas a las de la anterior, ya que ahora es el partido ganador y no tiene la espada de Damocles que tenía en mayo de 2019 cuando ganó el PSOE y la suma con Cs les daba para gobernar juntos, cosa que ahora no ocurre.

Los socialistas ya han dicho que no están por la labor, salvo que el PP decida establecer un cordón sanitario a Vox, como medida para empezar a hablar de una posible abstención, mientras que los de Abascal insisten en que su única opción de pacto con el PP pasa por entrar en el Gobierno, y que solo acordarán con los populares un programa de Gobierno si cuentan con la garantía de que estarán en el Ejecutivo.

Desde Soria ¡Ya!, que ayer pidieron al PSOE que se abstengan para favorecer que Mañueco gobierne en solitario, porque aparte de evitar que Vox entre en el Gobierno, es la mejor opción para los intereses de los sorianos, por lo hablado en el primer encuentro con el PP, en el que se acordó crear un grupo de trabajo para llevar a cabo las reivindicaciones de la agrupación de electores soriana.