Atapuerca: Ya se puede ver la más completa vértebra lumbar del registro fósil mundial de la evolución humana

Perteneció a un individuo de más de 50 años, el “primer viejo de la Prehistoria”, que tuvo cuidados de los de su “tribu” durante los últimos años de su vida

Presentación del montaje de las cinco vértebras lumbares pertenecientes a la pelvis 'Elvis'
Presentación del montaje de las cinco vértebras lumbares pertenecientes a la pelvis 'Elvis' FOTO: Ricardo Ordóñez/Ical Agencia ICAL

El Museo de la Evolución Humana (MEH) presentó las cinco vértebras lumbares correspondientes a la pelvis Elvis, hallada en la Sima de los Huesos de Atapuerca, que se suman a la exposición permanente del Museo, coincidiendo con la celebración del 12 aniversario de la apertura del MEH. Elvis es, junto a la del australopiteco ‘Lucy’, una de las mejor conservadas de la prehistoria, aunque la de Atapuerca destaca por estar más completa y menos deformada. La pelvis, que recibe el nombre del rey del pop, perteneció a un individuo de más de 50 años, el más viejo de los que habitaron la Sima de los Huesos, tal y como explicaron, y que además tuvo cuidados de los de su ‘tribu’ durante lo últimos años de su vida. Se trataría así del “primer viejo de la prehistoria”.

El acto de presentación de las vértebras se celebró en el Museo de la Evolución Humana, y contó con la asistencia del consejero de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Castilla y León, Gonzalo Santonja, el director científico del MEH, Juan Luis Arsuaga y la coordinadora del MEH, Aurora Martín, así como el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente y el delegado territorial de la Junta, Roberto Saiz.

Durante su intervención, Arsuaga destacó la importancia que tuvo para la historia de la evolución humana el descubrimiento de la pelvis Elvis en 1994. Por un lado, por lo difícil que es que se conservase tan bien, también por lo que permitió conocer. “Su descubrimiento lo cambió todo. Nos permitió saber cómo era la pelvis de una especie fósil. Nuestra especie, el Homo sapiens estrechó el cuerpo humano para favorecer la locomoción y ser más eficiente energéticamente. Eso tuvo como consecuencia el estrechamiento de la pelvis y los problemas en el parto”, explicó.

Las cinco vértebras lumbares asociadas a la  pelvis Elvis ya se pueden ver en el Museo de la Evolución Humana
Las cinco vértebras lumbares asociadas a la pelvis Elvis ya se pueden ver en el Museo de la Evolución Humana FOTO: Ricardo Ordóñez/Ical Agencia ICAL

“Ahora sabemos por qué el parto duele. Es una adaptación del Homo sapiens. Estamos adaptados para correr grandes distancias, para viajar y andar. Eso tiene un precio, la dificultad en el parto”, continuó. Otro de los motivos por los que destaca este fósil como “fundamental” es porque permitió a los investigadores conocer cómo era el cuerpo humano, ya que antes de su hallazgo, no se había podido estudiar.

Vértebras

Desde este miércoles, los visitantes del Museo podrán ver la pelvis con todas las vértebras lumbares, que se encontraron en 1998. Tal y como indicó Arsuaga, la reconstrucción fue “compleja” por la asimetría de la propia pelvis y de las vértebras. “Su reconstrucción ha sido un prodigio a la altrua de los desafíos de este Museo”, valoró el director científico del MEH. Desde el Museo aseguran que es probable que esto haya sido defecto del propio nacimiento, por la pérdida fuerte del disco intervertebral o por una degeneración debida al choque de la vértebra lumbar con el sacro. A la pelvis ya se le diagnosticó con ‘Spondyolisthesis’, a lo que habría que añadir el ‘síndrome de Baastrup’ lo que originaba dolor de espalda, dolor en la pierna o el tronco inclinado.

Gracias a la columna vertebral se sabe más del individuo que fue Elvis. Con más de 50 años, se puede calificar como el “primer viejo de la prehistoria”, y que estaba “lleno de patologías”. Era un varón con la movilidad muy reducida, que caminaría con dificultada apoyándose en un bastón. Tendría complexión fuerte, unos 170 centímetros, y 90 kilos de peso. Para buscar una comparación con los sapiens se podría asimilar al púgil Mike Tyson. ‘Seguro que era todo un personaje, una especie de sabio para su tribu, un abuelo muy querido, ya que tuvo que ser ayudado por sus contemporáneos para sobrevivir”, apuntó Arsuaga.

Desde el MEH recuerdan además la historia que esconde el nombre de esta pelvis. Antes de encontrarse se conocía otra pelvis famosa en la paleontología, la de Lucy, de australopiteco, encontrada en Etiopía, más antigua que la de la Sima, pero menos completa y más deformada. “Cuando se publicó el estudio de esa pelvis se tituló ‘La pelvis más importante después de Elvis’ y por eso le pusimos Elvis a la pelvis de la Sima, porque es la más importante, o al menos más completa, que la de Lucy”. Su presentación junto a las vértebras lumbares coincide ahora con el estreno en todos los cines del mundo la película Elvis, 45 años después del fallecimiento del cantante.

Encontrar pelvis en yacimientos no es lo habitual ya que están hechas parte de hueso esponjoso, tienen una estructura tridimensional y se destruyen, y lo que aparece suele estar machacado. Uno de los objetivos y sueños del Equipo de Investigación de Atapuerca sería encontrar otra pelvis, a ser posible femenina.

12 años del MEH y millones de visitas

Por su parte, el consejero de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Castilla y León, Gonzalo Santonja, inició su intervención señalando la “fecha importante” en la que nos encontramos, gracias a Atapuerca y su Museo. En este sentido, trasladó su felicitación al equipo encargado de esta reconstrucción, por su “trabajo minucioso y abnegado”.

Asimismo, destacó el número de visitantes de la exposición permanente del MEH durante los 12 años que lleva abierto, con más de 1,7 millones, que, junto a los participantes en las actividades (exposiciones temporales, charlas, talleres…) superan los 3,5 millones de visitas. El consejero quiso también hacer constar el esfuerzo por mejorar la exposición permanente durante este tiempo con fósiles originales pues requiere de muchos años de trabajo e investigación, así se han incorporado entre otros, procedentes de la Sima de los Huesos, el cráneo 4, el pie, y recientemente las vértebras cervicales del cráneo 5, un caso también único en el mundo.

En esta línea destacó la “socialización del conocimiento” como uno de los rasgos singulares de Atapuerca. “En el mundo científico, con frecuencia nos quedamos en los descubrimientos y hemos venido descuidando la socialización. En este sentido, el Museo ha marcado un punto y a parte”, concluyó.