ERC aplaza a enero un posible acuerdo con el PSOE para la investidura

Enfría el acuerdo ante la cita de hoy. Quieren forzar a Sánchez para activar la «vía política» y resolver el «conflicto». Ayer hubo una reunión previa entre Ábalos y Rufián

Esquerra quiere mantener el pulso de la negociación con el PSOE y controlar los tiempos de la posible investidura de Pedro Sánchez gracias al valor estratégico de sus 13 diputados en el Congreso. Ante la reunión «clave» de hoy en Barcelona entre ambos equipos –el lugar se hará público poco antes de un encuentro previsto para las 12–, los republicanos enfrían de nuevo las expectativas y fijan un hipotético acuerdo para «enero», no antes de Navidad ni de Fin de Año como querían el PSOE y Unidas Podemos. Un aviso importante de ERC, que exige a los socialistas «gestos» para «desactivar la vía de la judicialización y la represión» y señala en el calendario la situación de los presos o la resolución de la justicia europea sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, prevista para el 19 de este mes.

«Es prácticamente imposible, el acuerdo aún está lejos». Así respondió la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ante la posibilidad de cerrar un pacto en los próximos días, como buscan los socialistas y como enfrían siempre que pueden los republicanos. «Vemos muy lejos que pueda ser antes de Navidad y antes de Fin de Año, básicamente por los días que quedan y porque hay cuestiones que tienen que pasar y que influyen. Nosotros no tenemos prisa», resumió Vilalta.

«Si el PSOE tiene mucha prisa, lo que tiene que hacer es moverse rápido y hacer los gestos más rápido. Será la manera de acelerar las negociaciones», avisó la dirigente del partido, presente en las reuniones que el PSOE y ERC han mantenido hasta el momento –la última, ayer entre José Luis Ábalos y Gabriel Rufián, confirmada por fuentes socialistas– y que hoy trasladan a Barcelona.

Eso sí, antes Vilalta advirtió públicamente de las condiciones que fijan los republicanos a los socialistas: «Tienen que cambiar de carril, pasar de la judicialización a la vía política», reclamó sobre las exigencias de ERC para «resolver por la vía democrática» el «conflicto entre Cataluña y España» a través de una mesa de negociación con un calendario fijado y garantías de cumplimiento. «Tiene que haber distintos movimientos y distintos gestos» reiteran antes advertir de que si no se llegara a un acuerdo, a ERC «no le temblarán las piernas» para «seguir manteniéndose» en el «no».

En este sentido, los republicanos subrayan que la decisión del Tribunal de Justicia de la UE sobre la inmunidad de Oriol Junqueras –y por extensión la situación de Carles Puigdemont– podrían afectar especialmente: «Todo ello no condiciona solo a ERC, sino a la totalidad de la negociación y de la actualidad política».

También está en el punto de mira la clasificación de los políticos independentistas encarcelados por parte de las Juntas de tratamiento de cada prisión, prevista para el próximo fin de semana. «No tendría que entrar para nada la Fiscalía», defendió Vilalta al ser preguntada por la clasificación de los dirigentes independentistas tras recordar que la valoración del grado de los presos [paso previo para solicitar permisos de semilibertad] la hacen las juntas de tratamiento con «criterios técnicos».

En el horizonte más inmediato aparece además el congreso que ERC celebrará el 21-D. Y los republicanos avisan: su voluntad no es la «investidura» ni la «gobernabilidad» del Estado, sino «resolver el conflicto político» de Cataluña hablando del «derecho a decidir».