Una carta de Lorca perdida en Alemania

Una librería vende un manuscrito del poeta dirigido a una amiga pianista de Baeza

María del Reposo Urquía fue una de las primeras amistades de Federico García Lorca fuera de Granada. Aunque ella no conoció al poeta sino al joven que quería hacer carrera como pianista. De aquella amistad quedan unas pocas notas manuscritas que nos ayudan a conocer al que sería autor del “Romancero gitano”. Una de ellas es una carta manuscrita que ahora se ofrece en una librería alemana.

Kotte Autographs GmbH es una tienda situada en Roßhaupten, en el estado federado de Baviera, dedicada a la venta de autógrafos. Uno de ellos es una carta manuscrita del poeta granadino dirigida a Urquía, si bien no es inédita si es interesante saber que ha sobrevivido al paso del tiempo. El texto dice así:

“Hoy 22.

Apreciable amiguita Reposo.

Ante todo perdóneme por no haberle escrito antes pero he tenido tantas ocupaciones que me ha sido imposible. (Seguro que esto no lo cree V.). ¿Ha recibido mi libro? ¿Qué le parece? Un día de estos le voy a dar una sorpresa... ¿Y ese piano? Es V. una artista admirable a quien tengo grandes deseos de oír.

Quizá moleste a V. alguna parte del libro por su libre crítica religiosa que a una muchachita española siempre sienta mal... pero yo espero que esos lunares los sabrá V. salvar con la discreción característica...

Recuerdos a Paquita y a su mamá y ya sabe V. que soy un incondicional suyo.

Federico G. Lorca”

El poeta había visto por primera vez a la joven en Baeza en un viaje de estudios, en 1916. En aquella visita, en la que Lorca pudo conocer también a Antonio Machado, tocó el piano, pero no fue el único concertista. Durante una velada literaria y musical también participaron las hijas de Leopoldo de Urquía, director del Instituto de Baeza: María del Reposo y su hija menor Paquita. Machado, por su parte, recitó fragmentos de “La tierra de Alvargonzález”.

De esos viajes estudiantiles nacería un libro, el primero publicado de su autor, titulado “Impresiones y paisajes”. En uno de los apartados, el dedicado a “Ciudad perdida (Baeza)”, Lorca dejaría impresa la dedicatoria “a la señorita María del Reposo Urquía”.

La carta en venta, por unos excesivos 15.000 euros, es el testimonio de esa amistad.