El conseller de Exteriores de la Generalitat, a juicio por desobediencia por el 1-O

Bernat Solé será juzgado por permitir la apertura de locales públicos cuando era alcalde de Agramunt para votar durante el referéndum ilegal

Coronavirus.- Solé pide al Gobierno descentralizar la gestión del fondo de reactivación de la CE
El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Bernat Solé. GENERALITAT 28/05/2020 GENERALITAT

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha informado esta mañana que el conseller de Exteriores de la Generalitat de Cataluña, Bernat Solé, irá a juicio por un presunto delito de desobediencia cuando era alcalde de Agramunt (Lleida) y permitir la apertura de locales públicos para que se votara durante el referéndum ilegal del 1-O en 2017.

La Sala Civil y Penal del TSJC apunta a que Solé atendió a la Ley del referéndum de autodeterminación aprobada el 6 de septiembre de 2017 en el Parlament cuando había sido suspendida por el Tribunal Constitucional. El auto recoge que la Ley preveía que los Ayuntamientos pusieran a disposición de la Generalitat los locales de titularidad municipal que habitualmente se utilizan como centros de votación y, en esa línea, Solé, el 7 de septiembre, promulgó un decreto por el que otorgaba su pleno apoyo al referéndum de autodeterminación.

El mismo 7 de septiembre, según indica la magistrada instructora en el auto, el Tribunal Constitucional también notificaba y advertía a los alcaldes del deber “de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada” de las leyes de desconexión. “En particular, que se abstuvieran de iniciar, tramitar, informar o dictar en el ámbito de sus respectivas competencias, acuerdo o actuación alguna que permitiera la preparación y/o la celebración de referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña”, remarca y precisa que la notificación personal le llegó a Solé el 12 de septiembre.

Si bien, pese a “tener a partir de ese momento cabal conocimiento de la suspensión decidida por el TC”, la magistrada señala que Solé intervino directamente en dos hechos para permitir el 1-O: por un lado, el 15 de septiembre, su participación en un acto organizado en el municipio en un local público en apoyo de “la promoción de la celebración y participación en el referéndum cuya suspensión había sido acordada por el TC desde el 7 de septiembre”; por otro, cedió el 1-O un colegio público y tomó decisiones dirigidas a proteger las urnas y permitir que se celebrara la consulta.

"Tomó decisiones como esconder las urnas por temor a que fueran descubiertas por los agentes de la autoridad, ocultándolas y volviéndolas a colocar en varias ocasiones, proponiendo, finalmente, a los componentes de las mesas y organizadores del referéndum que la votación acabara una hora antes de lo previsto”, arguye el TSJC.

La Fiscalía, que interpuso la denuncia contra Solé en marzo de 2019, pide 18 meses de inhabilitación y una multa de 24.000 euros. Precisamente, Solé ha sido recientemente elegido conseller de Exteriores, relevando a Alfred Bosch que dimitió del cargo por ocultar en su departamento casos de presunto acoso sexual.