Detectan la presencia del coronavirus en aguas residuales de Barcelona desde el 15 de enero

Es un análisis de la UB y de Agbar y se basa en parte en muestras antiguas del SARS

En la imagen, unos vertidos de aguas residuales
En la imagen, unos vertidos de aguas residuales

Es uno de los asuntos más presentes, comentados y debatidos en los últimos días, los primeros restos detectados de coronavirus en cualquier zona. Un nuevo descubrimiento en este sentido puede levantar polvareda.

La Universidad de Barcelona y Aguas de Barcelona han analizado la presencia de Covid-19 en aguas residuales de la ciudad, y han comprobado que desde el pasado 15 de enero había restos del virus. Así lo ha reconocido Albert Bosch, presidente de la Sociedad Española de Virología y catedrático del departamento de Microbiología de la UB, en el programa de radio Via Lliure de Rac 1.

“Hemos analizado la presencia del SARS en muestras antiguas y hemos encontrado que el virus ya estaba desde el 15 de enero. Estamos hablando de 41 días antes de la primera declaración de un caso que fue el 25 de febrero”, ha explicado. Por lo tanto, sería casi un mes y medio antes del descubrimiento de los primeros restos de coronavirus en Cataluña, el cuarto en España. Se trató de una mujer italiana de 36 años que viajó con origen en su país.

Sobre el sistema, añade, les permite “anticipar mucho la presencia del virus en la población. No digo que sea una tarea sencilla, pero nos deja un margen de tiempo para actuar de forma inmediata”.

En otro orden de cosas, sobre el reciente confinamiento ha opinado que “puede ser que hubiera casos enmascarados dentro de la temporada de gripe, cuando todavía no teníamos constancia de que la infección estuviera por aquí”. Sobre esto especifica que “entre las dos cosas -los casos de gripe y los asintomáticos- puede ser que la circulación del virus pasara inadvertida”.

Sobre el futuro desvela que “se está preparando una vigilancia estratégica a nivel tanto de Cataluña como de el resto de España. Se puede poner en práctica de forma inmediata”. Bosch incide en que “a la entrada de las depuradoras de agua residual ya prácticamente hemos perdido la señal de Covid-19. Pese a ello, y para que no se baje la guardia, en algunos de los principales colectores de Barcelona todavía lo hallamos. El virus, por tanto, se excreta todavía, pero en una menor cantidad”.