La Generalitat asegura que Cataluña pasará el “mínimo tiempo” en la fase 3

Está ultimando un plan para decretar las medidas que regirán en la nueva normalidad

Reunion semanal del gobierno catalán
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, el vicepresidente Pere Aragonés (i), y la consellera de Presidencia, Meritxell Budó (d), durante la reunión semanal del gobierno catalán. EFE/Enric FontcubertaEnric FontcubertaEFE

A la espera de que el Ministerio de Sanidad dé el visto bueno mañana a la petición de Cataluña para pasar a la fase 3, la Generalitat está ya ultimando un plan de medidas para tomar el control de la fase final de la desescalada. Al pasar a la fase 3, la Generalitat recuperará las competencias y la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha explicado que el ejecutivo catalán tendrá margen para regular “inmediatamente” -“horas o días después”- una nueva normalidad en la autonomía.

La nueva situación seguirá “regida por el estado de emergencia”, ha aclarado la portavoz del Govern. Es decir, la Generalitat diseñará su propio plan, distinto al del Gobierno. Budó ha apuntado a algunas medidas que se tomarán, aunque de forma genérica, para regular la movilidad, la higiene, la protección de colectivos más vulnerables o el aislamiento de todas aquellas personas que puedan tener síntomas de contagio.

En paralelo a estas medidas, se están diseñando otras de carácter más sectorial también junto a cada departamento de la Generalitat.

La Generalitat pidió ayer que las cuatro regiones sanitarias -Lleida, Barcelona, Barcelona Norte y Barcelona Sur- que quedan por pasar a la fase 3 lo consigan antes del fin de semana, ya que el martes es la verbena de Sant Joan y el miércoles es festivo y el Govern quiere facilitar los desplazamientos -si se pasara a la fase 3 en condiciones normales, se haría el lunes y sería muy justo- que se suelen producir en estas fechas, tal y como había pedido la alcaldesa, Ada Colau. En este sentido, estando en fase 3, todos los ciudadanos pueden salir de su región sanitaria, por lo que los barceloneses podrán desplazarse a otros puntos de Cataluña -reduciendo así el riesgo de aglomeraciones también en la capital catalana, donde estarán cerradas las playas y las hogueras prohibidas-.