El Festival Jardins de Pedralbes se reinventa con Van Morrison, Loquillo o Ainhoa Arteta

El certamen arranca con la normas de la nueva normalidad y el aforo reducido el 9 de julio con un concierto de Pablo López y alargará su actividad hasta septiembre

El cantante norirlandés Van Morrison
El cantante norirlandés Van Morrison

Los festivales de música empiezan a sacar la cabeza después de haber tenido que cancelar sus carteles en lo que parecía un verano para olvidar. Sin embargo, pronto se han ido amoldando a la nueva realidad que ha instaurado el COVID-19 y han empezado a presentar sus nuevas programaciones basadas en conciertos de proximidad, con aforos reducidos y todas las garantías sanitarias. Primero fue el Cruïlla, después las noches del Primavera en el Förum, que arrancan este fin de semana, y hoy se ha presentado la nueva manifestación del Festival Jardins de Pedralbes, ahora rebautizado como Fes Pedralbes,

¿Qué cambia? Pues los nombres del cartel, pues se mantienen el mismo concepto y espíritu que desde el último lustro había transformado las noches de junio barcelonesas en las veladas veraniegas de los grandes festivales de la Costa Brava. De esta forma, música, gastronomía y un entorno idílico se mezclarán para dar un poco de color a estas noches castigadas por el coronavirus.

Bajo el paraguas de Concert Studio, la promotora que dirige Martín Pérez, el nuevo festival arrancará el 9 de julio con un concierto de Pablo López, el cantante malagueño que arrasa entre el gran público. A partir de aquí, el certamen programará fechas hasta el próximo 12 de septiembre con el nombre de Van Morrison como el gran reclamo. El mítico cantautor irlandés vendrá por partida doble, del 22 al 23 de julio, para repasar su amplia trayectoria, de “Moondance” a “Brown Eyed girl” tiembre.

Entre el resto de cartel anunciado esta mañana también figuran nombres como los de Loquillo & G.Sopeña, Miss Caffeina, Hotel Cochambre, PorFinViernes, Big Mouthers, dos noches con la Orquestra del Gran Teatre del Liceu (17 y 18 de julio), Ainhoa Arteta,, Diana Navarro, Marlango, Mónica Green, Paco Ibáñez, Salvador Sobral, ABBA The New Experience, Hombres G, Ana Guerra, David Bisbal, Los Secretos, Guitarricadelafuente, Varry Brava, Andrea Motis, Carlos Núñez, Hija de la Luna, Ara Malikian, Disco Inferno, Els Pets, Lexter, La Vella Dixieland y, el 29 de agosto, Momo.

Cada noche, como sucedía en Els Jardins de Pedralbes, habrá dos escenarios, el grande, con la actuación principal, y el Village, para amenizar la espera de los que quieran convertir la cita en una noche para no olvidar. La programación de este espacio, representado por la escena local, todavía no está concretada, así como los conciertos de la primera semana de septiembre, que se anunciarán en breve.

De esta forma, el mítico jardín a las afueras de la ciudad se abrirá a las ocho de la tarde y no cerrará hasta la 1 de la madrugada. Los escenarios reducirán su aforo a la mitad. De este modo, el grande contará con una capacidad de 800 personas y el pequeño, de la mitad, unos 400 espectadores, siempre separados entre sí con los prescriptivos dos metros de distancia. En el apartado gastronómico se volverá a apostar por viejos amigos del festival como los restaurantes barceloneses Amélie, Flash Flash, Il Giardinetto, Mr. Kao, Cruixent, Pizza Del Born, Muns, Sauleda y Krisalia.

Por supuesto, la mascarilla será obligatoria, los asientos serán numerados y las entradas y salidas se harán ordenadas por lugares diferentes. Aún así, se intentará que las incomodidades sean las mínimas, siempre respetando las indicaciones de las autoridades sanitarias. Las entradas se pondrán a la venta a partir del 25 de junio, en una horquilla que va de los 24 a los 42 euros.

En total, serán 48 noches de música con pocas interrupciones y un programa “que nos despierta mucha ilusión”, aseguró Pérez. “Es un festival económicamente difícil: Hay que estar cuando es más fácil y cuando lo es menos”, dijo el promotor que aseguró que el presupuesto se eleva a 1.416.000 euros, algo que en las circunstancias actuales puede dar algo de vértigo.

La intención de Concert Studio es acomodarse a las necesidades urgentes de músicos y público de recuperar la actividad, aunque sea con restricciones, y poder realizar el año que viene una edición como las de antaño y que han convertido al Jardins de Pedralbes en un festival de referencia en muy poco tiempo. Con el Grec, Fes Pedralbes, la Nits del Primavera y el Cruïlla XXS, la música está garantizada este verano en Barcelona