Los delitos sexuales a menores crecen un 25 % en Barcelona

La Fiscalía ve “preocupante” que en un año hayan pasado de 92 a 115

La Fiscalía de Menores de la provincia de Barcelona ha constatado un aumento en los delitos sexuales, con 115 el año pasado (39 violaciones y 76 abusos), mientras que en 2018 se registraron 92, y en 2017, 70, un crecimiento que el fiscal coordinador del servicio, Francisco Tabuerna, ha tachado de “preocupante”.

Los datos de la memoria de 2019 señalan que los delitos de violencia en el ámbito familiar se han mantenido en valores similares (164 en 2019, 223 en 2018 y 201 en 2017), igual que los delitos de lesiones (515, 477 y 498), ante lo que Tabuerna destaca que durante el año pasado no hubo “brotes específicos de delincuencia”, y que las cifras globales sobre delitos cometidos por menores en la provincia de Barcelona fueron muy similares a las de 2018.

El año pasado se duplicaron los delitos de homicidio y asesinato respecto a 2018, pasando de seis a 12, y también aumentaron los robos con violencia, pasando de 574 en 2018 a 798 en 2019, y el fiscal constata que “no ha descendido el número de infracciones registradas, sino que ha habido un aumento en la criminalidad en determinados tipos de infracción”.

La Fiscalía registró 8.739 diligencias preliminares en 2019 en esta materia, e incoó expedientes en el 39,51% (3.453) de estas, mientras que los Juzgados de Menores de Barcelona adoptaron el año pasado 570 medidas cautelares: en 268 ordenaron el internamiento del menor en un centro cerrado (en 2018, fueron 183), y en 302 la libertad vigilada (el año anterior, 204).

Tabuerna considera suficientes los recursos para cumplir las medidas de internamiento y libertad vigilada, si bien señala que “las deficiencias se localizan en la medida de convivencia con un grupo educativo”.

En este sentido, lamenta que “el número de plazas disponible resulta insuficiente, lo que implica que en ocasiones sea difícil dar respuesta inmediata, cuando atendiendo a las circunstancias del caso y especialmente en delitos de violencia en el ámbito familiar, es la medida más adecuada”.

Los Juzgados de Menores de la provincia dictaron 1.781 sentencias en 2019, de las que 1.586 fueron condenatorias: de estas, en el 89,05% de casos la defensa acordó una conformidad por la condena que pidió la Fiscalía.

En cambio, en el 21,12% de condenas no hubo acuerdo entre las partes, y los juzgados también dictaron 195 sentencias absolutorias, que suponen el 10,95% del total.

Las condenas implicaron diferentes medidas: 94 amonestaciones, 384 internamientos cerrados (108 más que en 2018), 224 internamientos en régimen semiabierto (18 más), 20 internamientos terapéuticos (tres más), y dos internamientos en centros abiertos (uno más).

También se impusieron 1.538 condenas de libertad vigilada (164 más), 106 servicios a la comunidad (uno más) y 127 medidas de tareas socioeducativas (cuatro más).