La Sagrada Familia no podrá estar lista para 2026

La pandemia retrasa las obras y provoca un descenso de ingresos en el templo de Gaudí

Las obras de la Basílica de la Sagrada Familia no se podrán terminar en 2026, tal y como estaba previsto, debido a la paralización de los trabajos y el descenso de los ingresos que ha provocado la COVID-19.

Así lo ha anunciado este miércoles el presidente delegado de la Junta Constructora de la Sagrada Familia, Esteve Camps, que ha reconocido que el plazo previsto es “imposible” de cumplir, aunque ha asegurado que las obras se reanudarán en unas dos semanas y que la torre de la Madre de Dios se terminará en 2021.

“Los efectos de la pandemia de la COVID nos fuerzan a replantear el calendario que teníamos previsto. Esto afecta a la meta que teníamos marcada para 2026, que coincidía con el centenario de la defunción del arquitecto Antoni Gaudí. El contexto y las circunstancias actuales no permiten dibujar con suficientes garantías horizontes de futuro a largo plazo”, ha señalado Camps.

Mientras que en 2019, gracias a los ingresos de las entradas, el templo pudo presupuestar 100 millones de euros para las obras, ahora la Junta Constructora trabaja con una previsión de tan solo 17 millones de euros de presupuesto para el año que viene.