Espionaje de la Generalitat en Cataluña: Ciudadanos pide la comparecencia del conseller Puigneró

Para que dé explicaciones sobre un “sistema” creado en el “CNI catalán” para “interceptar correos electrónicos” de empleados públicos

Ciudadanos ha pedido la comparecencia en el Parlament del conseller de Políticas Digitales de la Generalitat, Jordi Puigneró, por un presunto caso de espionaje a un trabajador público del Cesicat -polémico organismo de la Generalitat nacido en 2010 para velar por la seguridad de las telecomunicaciones en Cataluña y bautizado como el “CNI catalán”-. El partido, que también ha pedido que comparezcan los exconsellers Ramon Espadaler y Felip Puig, quiere saber por qué los responsables del Cesicat -Carles Flamerich y Xavier Panadero- crearon un “sistema de interceptación de los correos electrónicos de servidores públicos que habrían alertado sobre irregularidades en la mencionada entidad”.

Tanto Flamerich como Panadero han acabado en juicio tras la denuncia interpuesta por el empleado público en 2013 y la Fiscalía pide para ambos cuatro años y tres meses de prisión por un delito de revelación de secretos por espiar los correos electrónicos del trabajador. El origen se halla en 2012 cuando el trabajador envió mails a los responsables advirtiendo de posibles deficiencias e irregularidades en la seguridad del organismo. A raíz de eso, los dos altos cargos diseñaron un mecanismo para poder acceder a los correos que enviaba -llegaban al destinatario y a un buzón al cual tenían acceso ambos responsables del Cesicat- para espiarle.

El exconseller Puig declaró el lunes en calidad de testigo en la Audiencia de Barcelona y atribuyó "cierto resentimiento” al denunciante por haberse quedado sin su puesto de trabajo en el organismo, ya que tras un encuentro personal -en el que le informó de una situación de “vulnerabilidad y de seguridad” en el Cesicat- comenzó a recibir correos electrónicos “repetitivos y, a veces, obsesivos”. También dijo haber sufrido “coacción”, ya que el empleado público le pidió una “compensación económica” para no llegar a los tribunales.

Por su parte, el exconseller Espadaler detalló el lunes -también en calidad de testigo- que recibió un correo del denunciante que le pareció “atípico y extraño”, hecho que comentó con el máximo cargo del Cesicat acusado en esta causa, si bien cree que lo hizo telefónicamente y no reenviando el mensaje en cuestión.

Los dos acusados tienen previsto declarar hoy. En la primera sesión del juicio, celebrada justo antes de la pandemia -en marzo-, el denunciante declaró que había observado “irregularidades y corruptelas” en el inicio del “procés” y enviaba mails denunciando estos hechos.