Aragonès pide ante Von der Leyen un referéndum para Cataluña

Exige que la Generalitat gestione directamente los fondos europeos

El president en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, ha colado el “procés” en la XXIII Conferencia de presidentes autonómicos celebrada esta mañana de manera telemática y en la que ha participado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. El president en funciones ha pedido un referéndum para Cataluña y ha denunciado la inhabilitación “injusta” de Quim Torra como president.

“Lo primero que he explicado de manera muy clara es por qué hoy Cataluña participaba mediante el vicepresidente de la Generalitat y he denunciado ante la presidenta de la Comisión Europea la injusta inhabilitación del president Torra por haber pedido la liberación de los presos”, ha afirmado. Asimismo, ha reivindicado que “Cataluña es una nación de Europa". “Nos sentimos profundamente parte del proyecto europeo y queremos hacerlo de forma plena. Queremos sentirnos parte como protagonistas y, por tanto, como un Estado miembro de la UE”, ha continuado y ha concluido que, la manera de solucionar la crisis política no es la “represión”, sino “más democracia”. "Reiteramos la necesidad de resolver este desafío con más democracia, dando la voz a los ciudadanos de Cataluña para que puedan decidir libremente su futuro político”, ha añadido.

Si bien, Aragonès ha lamentado que, al haber sido una conferencia telemática y no física, no ha podido tener la oportunidad de mantener una “conversación bilateral” sobre estas cuestiones. “Creo que es muy importante que no normalicemos la situación que tenemos”, ha añadido. “Siempre lo denunciaremos y creo que hoy era una oportunidad. Estoy convencido de que la presidenta de la Comisión ya sabía de qué le hablaba porque los eurodiputados catalanes son claros en esta denuncia”, ha afirmado.

Tras haber abordado el “procés”, Aragonès ha defendido la necesidad de articular un “plan de rescate” “urgente”, que ha diferenciado de los fondos europeos, que van dirigidos a la “reconstrucción” y tendrán efecto a partir del año que viene. “Hacen falta medidas de shock”, ha aseverado y ha interpelado al Gobierno para ello. Entre las medidas que reclama para este plan figura la moratoria del pago de impuestos para los sectores más afectados por las restricciones o la necesidad de poder retrasar las cotizaciones a la Seguridad Social, pero ha remarcado, sobre todo, la necesidad de ayudas directas. “El Govern ya lo está haciendo, pero nuestra capacidad económica no es la de un Estado independiente. Ya lo quisiéramos y trabajamos para conseguirlo”, ha dicho.

Respecto a los fondos europeos, Aragonès ha hecho una valoración “positiva”. “La propuesta es diametralmente opuesta a la crisis de 2008”, ha remarcado. Si bien, ha solicitado que el dinero se gestione desde Cataluña. “Para ser realmente eficientes, es imprescindible bajar el plan directamente al territorio. Debemos trabajar desde el principio de subsidiariedad. Es imprescindible que Cataluña gestione directamente la parte del fondo europeo que le corresponda”, ha afirmado. “Tenemos mucha experiencia acumulada, tenemos las competencias, pero, sobre todo, hemos hecho el trabajo", ha subrayado y ha recordado que ya en julio, la Generalitat presentó un plan para la reactivación económica con el objetivo de movilizar hasta 31.700 millones de euros en diferentes ámbitos.

“Cataluña quiere ser protagonista de esta reconstrucción de Europa. Está comprometida con la reconstrucción europea”, ha dicho el president en funciones. En este sentido, para dotar de esa capacidad de gestión de los fondos a la Generalitat, Aragonès ha planteado la “necesidad de un foro permanente de gobiernos subestatales con la Comisión Europea”. También ha puesto el acento en el acceso de las Pymes a los fondos: “Este no es un proyecto que irá solo de la mano de las grandes corporaciones. De hecho, ha de ir sobre todo de las pymes”.

“Se deben de poder ejecutar los 143.000 millones de euros", en alusión a la cantidad de fondos que corresponden a España y para ello ha pedido al Gobierno que facilite los instrumentos para que estos fondos puedan llegar rápido a la economía. Así, ha reclamado rapidez administrativa, rapidez en tramitación de proyectos y flexibilidad para llegar a acuerdos con ayuntamientos y sectores económicos y sociales.