El coronavirus obliga a cerrar los museos de Dalí

La crisis sanitaria obliga a que los centros de Figueres, Púbol y Port Lligat dejen de funcionar por ahora

Fachada del Museo Dalí de Figueras
Fachada del Museo Dalí de Figueras

La actual situación sanitaria que se vive en todo el país obliga a que algunos museos tomen medidas drásticas. Es el caso de los tres museos gestionados por la Fundació Gala-Salvador Dalí, los de Figueres, Púbol y Port Lligat, que cerrarán durante el mes de noviembre. Será a partir del próximo lunes día 2. Estas medidas se toman en consonancia con las ya adoptadas por las autoridades sanitarias para hacer frente a la pandemia de la Covid-19.

A través de un comunicado, la Fundació Gala-Salvador Dalí aseguró que “seguirá de cerca la evolución de los parámetros que intervienen en la gestión museística con la intención de volver a abrir sus museos en diciembre, si las circunstancias lo permiten”.

La decisión se ha tomado después de considerar que el confinamiento perimetral de Cataluña durante quince días y el de sus municipios durante los próximos dos fines de semana, así como las medidas adoptadas por las autoridades francesas, desaconsejaban mantener los museos abiertos.

Los tres centros habían abierto sus puertas el pasado 11 de julio prorrogando una apertura que se limitaba al pasado 13 de septiembre, reduciendo el aforo de su público. El pasado verano, el presidente de la fundación daliniana, Jordi Mercader, reconoció que la institución pasa por un mal momento a consecuencia de la crisis sanitaria y que ha afectado al número de visitantes. El 85 por ciento de sus ingresos proceden de la visitas, siendo el 80 por ciento de las mismas público extranjero. En ese momento, se calculaba que las pérdidas estarían tasadas en medio millón de euros. La cifra ahora se tendrá que replantear.

Para poder seguir adelante durante esta crisis, la fundación anunció que pediría ayuda a las instituciones, aunque el presidente de la entidad no dio detalles hasta que estén cerrado los acuerdos con las administraciones. «Esto no es una crisis coyuntural sino una crisis que ha venido para quedarse», subrayó Mercader. Igualmente se anunció que se buscarían recursos propios potenciando algunas exposiciones en el extranjero. En este sentido está previsto, para los próximos dos años, tres grandes retrospectivas que visitarán San Petersburgo, Corea del Sur y Japón, aunque es previsto que hayan más propuestas en el futuro alrededor de la obra de Salvador Dalí.