Los Mossos refuerzan el dispositivo contra las protestas anti restricciones

El comisario jefe, Eduard Sallent, lo justifica por la “intensidad de la violencia ejercida”

El primer fin de semana con el toque de queda decretado entre las 22.00 y las 6.00 horas ha acabado, y con altercados en las calles de Barcelona, sobre todo en el centro. También han habido disturbios en otras ciudades españolas. Los Mossos d’Esquadra han practicado solo en la capital catalana más de 1.000 denuncias, un tercio de ellas por no llevar mascarilla.

No obstante, el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, ha asegurado que reforzarán los dispositivos de las futuras manifestaciones contra las restricciones por el coronavirus con muchos más efectivos policiales ante “la intensidad de la violencia ejercida” en las últimas protestas.

En una rueda conjunta con los consellers Miquel Sàmper y Alba Vergés, Sallent ha indicado que los incidentes en las manifestaciones del viernes y el fin de semana se están investigando.

Ha recordado que hasta el pasado viernes no se había producido ningún incidente suficientemente remarcable, y que aún así situaron la manifestación en un nivel alto de riesgo --nivel 2-- y enviaron a efectivos antidisturbios de la Brigada Móvil (Brimo) y Área de Recursos Operativos (Arro).

El comisario jefe ha indicado que el pasado viernes detuvieron a varias personas de diferentes perfiles, con ideologías muy diversas, que aprovecharon la concentración para cometer desórdenes públicos, y estas detenciones muestran que las personas que participaron “son muy diferentes y con motivaciones diferentes”.

“El pasado viernes podemos confirmar que detectamos a personas de la extrema derecha y radicales del fútbol, y algunas de estas personas fueron detectadas de nuevo el sábado, y a través del seguimiento y filtros pudimos neutralizar sus acciones”, ha añadido.

El cuerpo, desde que se produjeron los incidentes en Italia, “ha centrado la atención en ver si este fenómeno se podía producir también en Catalunya”, ha puntualizado Sallent, y ha hecho seguimiento de las concentraciones para poder dimensionar los dispositivos de seguridad.