Thermomix gana la batalla legal a Lidl por una patente

Un tribunal de Barcelona ordena a la cadena de supermercados a quitar de la venta todos los ejemplares de su máquina

El robot de cocina de Lidl.
El robot de cocina de Lidl. FOTO: Servicio Ilustrado (Autom�tico) LIDL

El juez ha condenado a Lidl por comercializar un robot de cocina que infringe los derechos de patente de la máquina Thermomix, y le impone indemnizar al creador de la máquina y retirar del mercado todos los robots de cocina ‘Monsieur Cuisine Connect’, de la marca Silvercrest.

La sentencia detalla que la cantidad de la indemnización a Vorwerk, titular de la patente de Thermomix, se fijará en la fase de ejecución de la sentencia, una vez esta sea firme, y la titular de la patente reclamó en el juicio una indemnización equivalente al 10% de las ventas de la máquina comercializada por Lidl.

La sentencia estima la demanda de Vorwerk contra Lidl por los derechos de la patente, tras analizar los informes de peritos de ambas empresas, que han contrapuesto argumentos sobre si la patente de Thermomix incorporó novedades suficientes respecto a otros robots de cocina anteriores.

El Juzgado concluye que la máquina comercializada por Lidl “reproduce todas y cada una de las características” de la patente de Vorwerk, por lo que infringido la Ley de Patentes.

Por su parte, Lidl argumentó que su producto no infringe los derechos de patente de Thermomix, y pidió al Juzgado anular la patente porque consideraba que hay “falta de novedad” respecto a máquinas similares comercializadas antes que esta, algo que el juez ha desestimado. Lidl puede recurrir el fallo en apelación, pero “debe atender todos los extremos de la condena”.

De esta amanera, la sentencia concluye que la máquina Thermomix fue una invención nueva, ya que hasta entonces “ni se planteaba el problema de una máquina de cocinar que pudiese realizar la pesada de alimentos en el recipiente o vaso de agitación con independencia del estado del interruptor”, según detalló un perito. Un experto en la materia, concluye la resolución, “no habría llegado a la invención” por sí mismo, “pues no hubiera encontrado siquiera la motivación para hacerlo”.

La patente española de Vorwerk es válida, dicen los jueces, porque reúne los requisitos de “novedad” y “actividad inventiva”. La máquina Monsieur Cuisine, en cambio, reproduce algunas características propias de la Thermomix y, por tanto, Lidl está “realizando actos de explotación directa de dicha invención” que están prohibidos por la Ley de Patentes de 2015.