El Govern expedienta al exconsejero Bosch por un presunto caso de acoso sexual en su departamento

El exdirigente dimitió en marzo del año pasado después de conocerse la polémica que afectaba a su mano derecha en la consejería de Asuntos Exteriores

Dimite el conseller Bosch por el caso de acoso sexual de un excolaborador
Dimite el conseller Bosch por el caso de acoso sexual de un excolaboradorMarta PérezEFE

Un año después de que saltase la noticia y el exconsejero republicano Alfred Bosch dimitiera por la gestión de un presunto caso de acoso sexual de su mano derecha en la consejería de Asuntos Exteriores, el Govern ha decidido abrir expediente sancionador contra el extitular del departamento, ya fuera del Ejecutivo y de la primera línea política. Ahora será la instructora quien abra una investigación y acabe decidiendo si sanciona o no al dirigente.

Bosch dimitió el 9 de marzo del año pasado como conseller de ERC, tras destaparse un caso de acoso sexual que afectaba directamente a su exjefe de gabinete de Bosch, Carles Garcias Hernández. La polémica estalló en la política catalana después de las revelaciones del diario “Ara”. El “quid” de la cuestión es que Bosch no aplicó el protocolo aprobado por el Govern para este tipo de ocasiones y el caso terminó con ERC impulsando una investigación interna y forzando su cese.

A partir de entonces, el Ejecutivo tenía pendiente de decidir si le abría expediente por la gestión que se hizo internamente de este asunto en su departamento. El caso había quedado bloqueado en el seno del Govern en las semanas previas a las elecciones del 14-F, desde que el pasado 9 de diciembre el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, evitó que en la reunión del Ejecutivo catalán se abordara la apertura de este expediente sancionador a Bosch.

En esa reunión, el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, de JxCat, iba a plantear la propuesta de apertura de expediente, pero Aragonès, haciendo uso de sus potestades delegadas como presidente substituto, decidió retirarlo del orden del día.

Aragonès pidió un nuevo informe jurídico, después de que el comité asesor de ética pública recomendase no sancionar a Bosch, en contraste con la propuesta del departamento de Puigneró de abrir expediente al exconseller de Acción Exterior. Finalmente, este último documento ha dictaminado que es necesario expedientar a Bosch por la gestión del presunto caso de acoso sexual en el departamento de Asuntos Exteriores. En rueda de prensa posterior al Consell Executiu, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha explicado que se ha tomado esta decisión por una “presunta infracción de los principios éticos y de la norma de conducta” de los altos cargos de la Generalitat.