Esquerra advierte contra la tentación de JxCat de forzar una repetición electoral

Aragonès desgrana su plan para la próxima legislatura y rechaza la vía unilateral: “Para ganar, hay que ser más”

El vicepresidente del Govern y candidato de ERC a presidir la Generalitat, Pere Aragonès, durante la conferencia en Barcelona.
El vicepresidente del Govern y candidato de ERC a presidir la Generalitat, Pere Aragonès, durante la conferencia en Barcelona. FOTO: Quique García EFE

Pere Aragonès, vencedor en el bloque independentista en las elecciones catalanas del 14 de febrero y candidato con más opciones de presidir la Generalitat, ha desgranado hoy las líneas maestras del próximo Govern que aspira a presidir y ha pedido, sobre todo, “generosidad” tanto a JxCat como a la CUP y los Comunes para alcanzar un acuerdo de investidura y ha reclamado al partido de Carles Puigdemont que evite la tentación de forzar una repetición electoral. El candidato de Esquerra también ha frenado todo margen para la unilateralidad durante toda la próxima legislatura, vía que todavía JxCat tantea: “Para ganar, hay que ser más y más fuertes”, ha asegurado.

El candidato republicano se ha reafirmado así en la estrategia contemporizadora de Esquerra frente al acelerón que pretende imprimir JxCat al “procés”, hasta el punto de intentar culminar la independencia reactivando la DUI (Declaración Unilateral de Independencia de 2017) tras superar el 50% de los votos el 14-F. “El independentismo debe recuperar la iniciativa y superar el 50% nos da fuerza y legitimidad que no teníamos”, ha afirmado. Aragonès ha apostado durante la próxima legislatura por “maximizar los puntos fuertes” del 2017, como la unidad estratégica, la complicidad entre instituciones y ciudadanos, y la capacidad de empoderamiento popular. Y, también, por “minimizar los puntos débiles”: el separatismo tiene que afrontar un “país con dos velocidades”, las ofensivas del Estado, la ausencia de poder en grandes ayuntamientos o la falta reconocimiento internacional.

El hilo conductor de toda su intervención ha sido la voluntad por hacer tábula rasa y romper con el pasado y “abrir una nueva etapa”. “Ha llegado el momento de comenzar una nueva etapa, de reescribir el guion de los últimos años, a partir de lo que expresaron las urnas el 14-F”, ha afirmado Aragonès. En este marco, el candidato republicano ha repasado todas las “crisis” (sanitaria, económica, social y emocional) que están sacudiendo Cataluña, ha desgranado sus propuestas socioeconómicas y ha urgido a las tres formaciones soberanistas a acelerar la formación del Govern.

En este sentido y en plenas negociaciones para la investidura, Aragonès ha pedido a las tres formaciones implicadas que salgan de la “zona de confort”. “No hay que mirar el quién, sino el qué queremos hacer. Entender que se puede hacer más implicándose en la gobernabilidad, a pesar de que suponga aceptar muchas contradicciones, que mantenerse en la comodidad de la oposición”, ha afirmado, en un mensaje dirigido a CUP y Comunes. También se ha referido a JxCat y su tentación de forzar un bloqueo y una repetición electoral. “Nos jugamos mucho como para actuar a partir de cálculos electorales. Estoy convencido de que nadie jugará la carta de una repetición electoral esperando sacar un mejor resultado”, ha avisado.

La intervención de Aragonès se ha celebrado en el Espai Serrahima de Barcelona: titulada ‘Un Govern al costat de la gent’ (Un gobierno al lado de la gente), ha congregado a figuras del mundo empresarial -Javier Faus (Círculo de Economía), Mar Alarcón (Foment) o Antoni Cañete (Pimec)-, del mundo sindical -Carlos del Barrio (CC.OO) o Núria Gillgado (UGT)- o del mundo independentista -Elisenda Paluzie (ANC) o Marcel Mauri (Òmnium)-. También han estado Laura Borràs y Francesc de Dalmases (JxCat) y Dolors Sabater y Eulàlia Reguant (CUP). No ha acudido nadie de Podemos.

Crisis

Lo cierto es que el discurso de Aragonès ha hecho, sobre todo, énfasis en la vertiente más socioeconómica, todo una señal de la voluntad de Esquerra por dedicarse a gobernar, proyectarse como responsable y minimizar la crispación de la pasada legislatura. Y, en este sentido, ha repasado las cinco crisis que azotan ahora a Cataluña.

Sobre la crisis sanitaria, Aragonès ha reconocido que todavía quedan “meses de restricciones”. “A pesar de que cada día estamos más cerca e la inmunidad de grupo, la realidad es que todavía quedan meses de restricciones y de limitación de la actividad social”, ha afirmado Aragonès. Si bien, también ha previsto que estas limitaciones no serán “tan severas como hasta ahora” y se podrá encontrar un “punto de equilibrio” entre el binomio salud y economía.

El candidato republicano ha advertido de que la crisis económica derivada de la crisis sanitaria está desatando una crisis social y emocional que hay que combatir. También ha alertado de una “crisis democrática” por la presencia de Vox en el Parlament y por la “incapacidad” del Estado para resolver la situación política en Cataluña que, a su juicio, pasa por la celebración de un referéndum y de la amnistía.