Vic: el feudo independentista que desafía al Estado y pagará sus impuestos a la Generalitat

La alcaldesa firma un decreto para unir a la ciudad a la campaña a favor de la “soberanía fiscal” impulsada por el separatismo

La alcaldesa de Vic, Anna Erra (i), ofrece un discurso durante una protesta convocada por ANC y CDR.
La alcaldesa de Vic, Anna Erra (i), ofrece un discurso durante una protesta convocada por ANC y CDR.Susanna SáezEFE

Situado a 60 kilómetros de Barcelona, Vic es una ciudad del interior de Cataluña convertida en auténtico feudo del independentismo. Con algo más de 40.000 habitantes, el ayuntamiento está gobernado por JxCat y de los 21 concejales del pleno, 20 forman parte de partidos separatistas -JxCat (11), Esquerra (5) y la CUP (4)-. El PSC es la única formación constitucionalista con representación, pero tiene solo un edil. Y, en este marco, su alcaldesa, Anna Erra, ha firmado un decreto municipal para desafiar al Estado y empezar a pagar sus impuestos a la Agencia Tributaria de Cataluña.

El decreto, enmarcado en la campaña a favor de la “soberanía fiscal” bautizada como “Yo pago en Cataluña” e impulsada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), es el punto de partida para “iniciar los mecanismos necesarios para proceder al pago del impuesto sobre la renta de las Personas Físicas a la Agencia Tributaria de Cataluña”, según explica la ANC. La campaña se lanzó en octubre y ahora se reactiva al estar al borde de concluir el primer trimestre, momento en que se empiezan a liquidar impuestos.

La entidad independentista promueve que empresas, autónomos, administraciones públicas y partidos paguen el IRPF, el IVA y el impuesto de sociedades del primer trimestre a la Agencia Tributaria de Cataluña. ¿El objetivo? Dar un paso más en dirección a la ruptura con el Estado y presionar a la Generalitat para que refuerce la Hacienda catalana para que empiece a gestionar un volumen superior de recaudación y estar lista para “afrontar con garantías la culminación del proceso de independencia”.

Cataluña ahora recauda el 5% de los impuestos, mientras que España el 87%. Las administraciones locales recaudan en torno al 7%. La Generalitat ya ha puesto esfuerzos en los últimos años por fortalecer la Agencia Tributaria de Cataluña con el objetivo de convertirla en una estructura de Estado, pero tampoco ha conseguido la solidez que aspiraba.

La campaña lanzada por la ANC hasta ahora había tenido un perfil bajo. Tampoco es la única lanzada por el independentismo en los últimos tiempos ya que el propio Consell per la República -entidad presidida por Carles Puigdemont para internacionalizar el “procés”- impulsó un llamamiento a la objeción fiscal en la declaración de la renta –dejar de pagar una cantidad determinada de los tributos destinados a la Jefatura de Estado– para capitalizarlos y dedicarlos a otros propósitos.

En el caso de Vic, también cabe recordar que su alcaldesa es una mujer con ascendencia en JxCat ya que es diputada y vicepresidenta del partido. También ha arrastrado alguna polémica en el Parlament: como cuando instó a los “catalanes autóctonos” a no cambiar de idioma ni empezar a usar el castellano “ante cualquier persona que por su aspecto físico o nombre no parece catalana”.

Vic también ha estado en las últimas semanas en el foco a raíz del linchamiento a los candidatos de Vox, que acudieron a la ciudad a realizar un mitin previo a las elecciones del 14 de febrero y tuvieron que huir por la hostilidad, y a raíz del intento de asalto a pedradas de la comisaría de los Mossos d’Esquadra en las protestas por Pablo Hasel.